Viernes, 23 de octubre de 2009

No hubo acuerdo en el Orecla con Z? Antonio

La cita en el Orecla, Organismo de resolución extrajudicial de conflictos laborales en Cantabria, es la última oportunidad que se dan las partes enfrentadas por temas laborales antes de empezar el siempre largo y complicado proceso judicial. Ayer, al mediodía, tuvieron esa ocasión Zé Antonio y el Racing. No la aprovecharon.

El futbolista portugués, asesorado por Manolo Higuera, abogado, ex futbolista y miembro del Consejo de administración del Racing durante la segunda presidencia de Manuel Huerta, se reunió en presencia de los mediadores laborales por espacio de 40 minutos con Roberto Bedoya, director general del club verdiblanco. En la reunión, la empresa admitió los retrasos en el pago de los emolumentos del portugués de esta temporada y ofreció la posibilidad de ponerlos al día para el 30 de octubre. En el resto de las peticiones del futbolista no hubo acuerdo. Ni tan siquiera acercamiento por lo que la solución al caso pasará, en principio, por los tribunales ordinarios, concretamente por los juzgados de los social.

Las pretensiones del futbolista pasan por la inmediata extinción del contrato, que expira el próximo 30 de junio, ante lo que considera incumplimiento por parte de la empresa tanto en lo económico, retrasos en los pagos, como en lo laboral ya que los asesores del defensa luso entienden que al no haberlo inscrito en la Liga de Fútbol Profesional le impide jugar partidos oficiales y, por tanto, hacer una ocupación efectiva de su puesto de trabajo.

Zé Antonio pretende cobrar los 385.000 euros netos de su contrato y, además, reclama 100.000 euros en concepto de 'daños morales'. La primera cantidad parece claro que el club cántabro deberá abonarla ya que es la que fija el contrato laboral entre las partes, mientras que la indemnización es algo absolutamente arbitrario por parte de los tribunales.
Tensión.

La decisión tomada por el central portugués de romper la relación contractual utilizando la vía del litigio ha sido mal recibida en el Racing, al menos por su director general y asesor jurídico, Roberto Bedoya, quién ayer representó en solitario al club ante el Orecla y que mantuvo una actitud distante, cortante incluso, con Zé Antonio y, más aún, con Manolo Higuera.

En la entidad de El Sardinero no ha gustado nada que una persona que ha sido miembro del consejo de administración lleve ahora una demanda contra el Racing. Roberto Bedoya, que no quiso hacer declaraciones públicas (aunque atendió, como siempre, amablemente a AS), animó a inquirir a Higuera: "Pregúntale a ése, que es tan racinguista".

Fuente: As


Publicado por Castro2 @ 16:10 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario