Viernes, 16 de octubre de 2009

Mandi? quiere un equipo cada vez m?s compacto

La sala de prensa estuvo ayer ocupada por los futbolistas durante más tiempo del habitual. Sentados abajo, en el lugar que habitualmente ocupan los periodistas, asistieron a una sesión de video algo más extensa que la de los demás días. El objetivo del montaje esta vez era uno: explicar con imágenes cómo reacciona posicionalmente el equipo cuando pierde el balón y, sobre todo, enseñar cómo quiere Carlos Mandiá que lo haga a partir de ahora. Más rápido y más juntos.

Luego, ya sobre el penoso césped de El Sardinero (nada que ver con el maravilloso aspecto que ofrecen los dos campos de La Albericia), el equipo técnico dispuso una sesión eminentemente táctica. Ritmo y más elaboración en la creación del juego, rebajando el caudal de juego directo de las primeras semanas, lo ya trabajado durante estas dos últimas semanas y, sobre todo, perfeccionar lo diseccionado con la ayuda del video.

Prietas las filas. A toque de pito, literalmente, el equipo perdía el balón y debía correr como alma que lleva el diablo a juntarse en torno al centro del campo (la imagen superior que preside esta página es muy ilustrativa), incluso hasta la hipérbole. En apenas veinte metros, tres líneas de presión en torno al círculo central. Eso ya se empezó a ver frente al Valencia, la gran novedad ensayada ayer, el siguiente paso, es que los jugadores de los costados se meten mucho más hacia dentro que al inicio de la temporada. Otro gallo hubiera cantado, por ejemplo, ante el Getafe o el Barça si eso se hubiera hecho así.

El ensayo, sin Xisco, que sigue tocado, y sin Henrique, que llegó a mediodía de Brasil, en cualquier caso, fue eso, un ensayo. Durante el partidillo (ya en condiciones reales de juego) las líneas no llegaban a poder situarse tan juntas como durante el trabajo táctico. Normal, lo importante es dar pasos en la dirección correcta y a tenor de las declaraciones públicas hechas a lo largo de las últimas semanas por pesos pesados del vestuario, Pinillos, Munitis, Lacen o Toño, por ejemplo, da la sensación que la plantilla siente que éste es el buen camino.

Incómodo, rocoso, sólido, compacto..., son algunos de los adjetivos que los futbolistas han aplicado al Racing de las pasadas temporadas y que quieren volver a utilizar este año. Parece que Mandiá también está en esa línea.

Fuente: As


Publicado por Castro2 @ 15:35 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario