Mi?rcoles, 14 de octubre de 2009

Marcelino 'El cari?o que me dieron ah? no creo que me ocurra en otro equipo'

Desde que al finalizar la temporada 2007-2008 Marcelino García Toral anunció que no iba a continuar al frente del Racing han ocurrido muchas cosas. El técnico de Careñes ha dirigido el retorno del Zaragoza a Primera tras una buena temporada y el Racing ha vuelto a su dinámica de siempre, situándose en una cota muy inferior a la que alcanzó con el asturiano. Sin embargo, lo que no ha cambiado en absoluto es el cariño que se le guarda a Marcelino entre los aficionados verdiblancos.

Ahora, más de un año después, Marcelino y el Racing vuelven a cruzarse en un campo de fútbol. Es la primera vez que lo hacen tras la marcha del técnico asturiano a tierras aragonesas.

-Ha tenido que pasar más de un año para volver a coincidir con el Racing en un partido. ¿Cómo lo afronta?

-Lo afronto con el ánimo de ganar. Es un partido importante para los dos y nosotros jugamos en casa y quizá por eso tenemos más obligaciones. El año pasado estábamos en competiciones diferente y este año ya coincidimos.

-¿Han cambiado mucho las cosas en el transcurso de la última temporada? ¿Es muy diferente trabajar en Segunda División de hacerlo en Primera?

-La verdad es que entrenamos igual en Primera División que en Segunda. Lo que sí es diferente es la categoría, los rivales a los que nos tenemos que enfrentar y, sobre todo, a nivel mediático. Pero a nivel de dedicación, trabajo y metodología, da igual estar en Primera División que en Segunda.

-¿Cómo está viendo al Racing?

-Lo he visto durante esta semana y la verdad es que todavía van muy pocas jornadas de competición. Tiene muchas incorporaciones, jugadores nuevos, y está en preparación, como también lo están otros muchos equipos, como lo estamos nosotros. En esta temporada, en unos partidos le salieron las cosas bien y sumó los puntos, y en otros no, aunque todavía es demasiado pronto para hacer valoraciones, hay que hacerlas teniendo en cuenta trayectorias mucho más largas.

-¿Cree que es muy diferente al que usted dirigió?

-Todo es diferente, no se si mucho o poco, pero es diferente. Hay jugadores diferentes, con estilos diferentes, con un entrenador diferente. En cualquier caso, para hacer una comparación, lo más normal estar inmersos en los dos equipos, y yo en estos momentos no estoy ahí.

-¿Cuáles son las principales diferencias?

-Es algo en lo que prefiero no entrar.

-El racinguismo todavía le tiene presente. Eso es algo para estar orgulloso.

-Sí. Pero sobre todo, es para estar agradecido por lo que viví ahí y lo estaré de por vida. El cariño que me dio la gente ahí no creo que me ocurra en ningún otro equipo. Que una afición se vuelque tanto con un entrenador... estoy agradecido y orgulloso. No se vive del recuerdo, lo que tengo más en cuenta es que cuando estás en su sitio se te muestre ese apoyo.

-Pero aun así no olvida su marcha de Santander.

-Me fastidiaría que la gente pensar que me marché y por el hecho de irme fuera un desagradecido. No fue ese el motivo. Lo principal era no poder responder a la confianza que toda la gente había depositado en nosotros como cuerpo técnico. Era difícil igualar o mejorar lo alcanzado. No lo hicimos porque en lo deportivo había que igualar lo que se había logrado el año anterior y casi seguro que no íbamos a ser capaces de mantener la situación de apoyo y cariño por parte de la afición.

-En la última temporada ha habido muchas polémicas entre el Racing y el Zaragoza. El traspaso de Jorge López, el fichaje de Abel Aguilar... ¿Pueden enturbiar el partido del domingo?

-No. No creo que pueda ser. En el tema de Jorge, el Zaragoza pagó la cláusula porque él quiso venir. El quería ir al Zaragoza y sus motivos tendría, Y el club pagó la cláusula. Creo que no es motivo para encrespar los ánimos en un partido. Y en el caso de Abel Aguilar, se trata de un jugador que estaba en el mercado y que decidió ir al Zaragoza, como también hizo Torrejón... los clubes negocian y los futbolistas deciden a dónde quieren ir.

-¿Cómo espera que le reciban, aunque sea en su propio campo, La Romareda, los numerosos aficionados verdiblancos que acompañarán al Racing.

-No lo sé. Creo que estamos en nuestro campo y no sé en qué medida la afición del Racing me mostrará su apoyo. Para mi lo importante es el apoyo que me dio ahí y las veces que un estadio coreó el nombre de un entrenador, algo que no es habitual, y el cariño que me dio todo el mundo en la calle. Creo que más que éste, será emotivo el partido que juguemos en Santander.

-¿Se ha arrepentido en algún momento de haberse marchado del Racing?

-No. No me arrepiento. Cuando dije que no iba a continuar, en el mes de marzo, en ese momento, no creía que fuera a entrenar al Zaragoza en Segunda. Fue algo que surgió. Escuche su propuesta y nos ofrecieron un proyecto ilusionante y convincente y, después de pensarlo mucho, aceptamos. La firma con el Zaragoza no llegó a impedir la posibilidad de haber continuado en el Racing, porque eso ya estaba decidido.

-¿Será posible ver de nuevo a Marcelino en el banquillo del Racing?

-Sí. Por mi parte no va a haber impedimentos, está claro. Siempre se tendrían que poner de acuerdo las personas que estén ahí en ese momento puntual y nosotros. Si surge la posibilidad... no habría problema alguno para volver. Estuve un año muy bien, familiar y profesionalmente ahí, y siempre mostraré mi agradecimiento al club durante todo el tiempo. Hubo muchos momentos muy buenos a nivel personal y me dieron libertad para ejercer mi profesión, y por eso mi agradecimiento a los que dirigen al club, a la afición y a los jugadores, a los que estoy muy agradecido y les deseo todo lo mejor, eso sí, salvo el próximo domingo de cinco a siete.

-¿Qué espera del partido?

-Espero que haya dificultad para ganar y que al final lo hagamos nosotros.

-¿Cuál cree que puede ser la clave que decida el encuentro?

- En el acierto. El parido creo que será igualado y el que acierte y se ponga por delante tendrá muchas posibilidades de ganar.

-¿Cómo esta viendo el campeonato de Liga?

-Tal y como se preveía. Hay dos equipos que tienen la obligación y las máximas aspiraciones para lograr el campeonato y cuatro más que les siguen, de los que uno, el Sevilla, se está acercando mucho y los otros tres están separándose. Y a partir de ahí, de esos equipos que lucharán por repartirse las plazas europeas, está el resto, y todos somos muy similares y cualquiera puede ganar a cualquiera y cualquiera puede perder con cualquiera. Está todo muy igualado.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 22:00 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario