Viernes, 09 de octubre de 2009

El Racing prepara su remontada

Juan Carlos Mandiá se ha propuesto aprovechar el parón liguero provocado por la actividad de la selección para ganar tiempo. Con seis partidos disputados, una raquítica renta de cinco puntos y un pobre puesto decimoséptimo, el Racing está obligado a reaccionar. En el horizonte, se empieza a adivinar los nervios por el próximo compromiso del equipo: el partido que disputará el domingo 16, en La Romareda (17.00 horas), contra el Zaragoza.

Desde que Marcelino García Toral obró el milagro con el conjunto santanderino, el míster asturiano es el espejo en que se miran los técnicos del Racing y la referencia con la que la afición los compara. Y visto así, este encuentro se convierte en el primer examen serio para Mandiá.

La visita del Valencia a los Campos de Sport, pese a terminar con una nueva derrota para los de casa -y van tres en El Sardinero- ha servido para dejar intuir qué idea de fútbol maneja Mandiá. El juego desarrollado por el equipo en la primera mitad del encuentro, en la que demostró que puede llevar la iniciativa y manejar el balón, debe servir para creer en que otro Racing es posible.

Cambios

Los cambios introducidos en la última jornada prueban que el once de Mandiá aún se halla en proceso de construcción. El hecho de que la competición entre ya en su tercer mes obliga a reaccionar y a acortar los plazos para finalizar el acoplamiento de los jugadores, y ése va a ser el objetivo en estas dos semanas.

El primer paso de este periodo de trabajo intensivo ha consistido en someter a examen a la plantilla, que se ha enfrentado a dos controles de fuerza y resistencia para determinar el estado físico de los jugadores. El programa de trabajo de la semana ha continuado con dos jornadas con sesión doble, el miércoles y ayer, y finalizará hoy con un entrenamiento programado en La Albericia.

Una vez comprobada la 'calidad' del material, Mandiá encara su siguiente reto, dar forma al equipo que deberá cargar con el peso del campeonato de liga. El punto de partida será, necesariamente, el once que alineó el pasado fin de semana en El Sardinero, el primero que ha logrado desarrollar sobre el campo los planes trazados por el preparador.

Confianza

«Jugando así no tenemos que perder muchos partidos», comentó Mandiá tras la derrota frente al Valencia. «Estos partidos te refuerzan. Al jugador le da confianza porque te sientes capaz de llevar la iniciativa ante un rival incómodo y uno de los grandes»,

Las claves de esa mejora, que ahora pretende ser marca de la casa, hay que buscarlas en las modificaciones tácticas introducidas en el once y las caras nuevas en él incluidas. La transformación más importante fue la que sufrió la defensa que, en cuanto a su composición, contó con la participación de Pinillos y Torrejón, en sustitución de Crespo y Henrique. Esto, unido al 'paso adelante' de la zaga, dio un nuevo aire al equipo, que con Colsa y Lacen como enlaces entre la defensa y la delantera ganó en posesión y manejo de la pelota. Convertir esas buenas sensaciones en buenos resultados es la asignatura pendiente de Mandiá y sus hombres, una tarea a la que se dedicarán los próximos días.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 16:23 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario