Viernes, 02 de octubre de 2009

El Racing hace un gui?o a Santander 2016

«A ver... manos atrás... tiramos de los hombros para atrás... aguantamos un poquito...». La foto oficial del Racing es cualquier cosa menos natural, dicho sea sin ninguna mala intención. Si la idea que cualquiera tiene de un retrato de grupo es la que mantiene desde el colegio -los canijos delante; los altos, detrás-, para esta ocasión no sirve.

Es lógico. Se trata de la foto de referencia para toda la temporada, que se publicará en mil sitios y acabará decorando carpetas y paredes, de modo que hay que cuidarla. Tanto se calcularon las cosas que el equipo posó «sólo para la foto» -como aclaró Alberto Aparicio, director de comunicación del club metido ayer a asesor de imagen- con el emblema con que Santander presenta su candidatura a Capital Europea de la Cultura en 2016 en su camiseta.

Después de todos los pasos dados por el Racing en busca de un patrocinador, el detalle parece algo más que un guiño a la ciudad. Ya en la tradicional recepción al equipo por parte del alcalde, Íñigo de la Serna, a comienzo de temporada, el presidente, Francisco Pernía, aprovechó la ocasión para recordarle que no hay mejor escaparate para lucir esa publicidad que el uniforme de sus jugadores. Posteriormente, nuevas conversaciones entre ambos, a las que sumó el consejero Francisco Javier López Marcano, han servido para madurar el posible acuerdo. El apoyo, aún no confirmado, del banco Santander, y el previsible visto bueno del recién nombrado director de la fundación que coordina esa candidatura, Rafael Doctor, son los últimos trámites necesarios para que el Racing luzca el circulito azul en sus partidos. Mientras tanto, el conjunto montañés mantiene en su indumentaria la única publicidad de la Fundación Seve Ballesteros.

Según el guión

De vuelta a la sesión fotográfica, ésta se desarrolló conforme al guión de todos los años. Con un poquito de retraso -porque Mandiá no renunció a su sesión de vídeo con los muchachos- salieron al campo del Sardinero los jugadores, donde ya aguardaban los fotógrafos y cámaras de televisión. Primera parada: 'fusilamiento' de la plantilla, para retratar uno por uno a los 28 futbolistas que esta temporada forman parte del primer equipo.

Superado el trámite, llegó el momento de organizarse para la imagen de familia. Según la explicación del antes mencionado Aparicio, la disposición de los protagonistas responde a un porqué que siempre se repite en la foto oficial. En la fila de abajo, sentados y con las manos sobre las rodillas, se colocan los delanteros y medios ofensivos; en la superior, el cuadro técnico, flanqueando al presidente, que tiene reservado el centro. En el tercer piso, los tres porteros y los medios, y en el superior, los defensas. Todo ello con excepciones que sólo buscan hacer el bloque lo más compacto y simétrico posible.

En cuanto a su composición, el conjunto de modelos ha cambiado mucho respecto al último posado: más de la mitad de los jugadores, además del entrenador y la mayor parte de sus ayudantes. Sin lugar a dudas, los más sonrientes de todos, los ascendidos del filial que así obtienen su orla. No faltaron ni los lesionados más lesionados, Iván Bolado y Edu Bedia, aunque el último tuviera que desplazarse con muletas.

Cuestión de uniforme

Otros jugadores, otro míster y otro uniforme, con un diseño que no se diferencia gran cosa del anterior. El traje para los técnicos sigue siendo el mismo: negro de raya diplomática un poco tristón, combinado con una camisa blanca y una corbata color verde-Racing. Pernía, que para algo es presidente, es el único que decide cómo va vestido, y ayer optó por los azules, con una americana azul oscuro con cuadros, una camisa azul claro y una corbata de un azul intenso que no llegaba a ser eléctrico. Como detalle: Pernía fue capaz de repetir exactamente el mismo gesto de la foto oficial de la última campaña. Idéntico ángulo de cara, idéntica sonrisa franca... A su izquierda, Mandiá, también sonrisueño, pero tirando a enigmático, más como la Gioconda.

Dispuestos y colocados, se dejaron fotografiar, y después del mira aquí y mira allá y no cierres los ojos, los jugadores, todos a una, gritaron: «¡Tengo una corazonada!». ¿Será por las olimpiadas de Madrid o por el Racing?

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 17:57 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario