Martes, 29 de septiembre de 2009

Mandi? ya es cuestionado tras cinco partidos grises

La afición del Racing está que trina por el inicio de Liga de su equipo. Basta con escuchar las opiniones de los más asiduos a La Albericia, con atender a los mensajes que muchos envían a las tertulias radiofónicas o con leer sus comentarios en los foros más concurridos. El pueblo es soberano. El optimismo que se había despertado en verano con el nuevo proyecto se ha ido al traste. La derrota en el debut ante el Getafe trajo con sigo las primeras preocupaciones pero fue la humillante derrota ante el Barça y el pobre juego exhibido ante dos modestos (Málaga y Almería), las que han castigado a la plantilla y, sobre todo, al entrenador, Juan Carlos Mandiá.

El estado de preocupación no sólo se debe a los sonrojantes resultados en casa sino a que, frente a los equipos de su misma talla, no ha cumplido. Analizando las estadísticas (tan frías, tan exactas) se demuestra que el Racing ha tenido menos la posesión de balón que sus cinco rivales, ricos y poderosos unos, pobres y sufridores otros; y ha hilvanado menos jugadas ofensivas que ellos y ha rematado mucho menos a portería como muestra la comparativa de abajo. En resumen, que ha sido peor. Y no fue únicamente el Barça el que le pasó por encima.

Mandiá dejó claro tras el partido del pasado domingo que se había confundido su discurso. Y puede que sea así. Exactamente, en la previa ante el Málaga hizo unas declaraciones que desembocaron en varias lecturas: "Me gustaría que tengamos la posesión del balón pero, no tenerla por tenerla, sino para hacer daño". Y en eso ha cumplido y nadie se lo ha reconocido, porque el Racing lleva más goles (7) en estas cinco primeras jornadas que en los últimos diez años. Su pegada es mortal. Sin embargo, su sistema defensivo es el que le está jugando malas pasadas. El conjunto cántabro ha encajado 12 goles y no recibía tantos desde la temporada 1995-96 cuando vio perforada su portería 14 veces.
Críticas.

Las concesiones atrás es una cruz con la que el técnico está cargando, además de por no ser lo atrevido que se presumía. El 'caso Torrejón', la mala gestión con los laterales, la obcecación por una medular tan conservadora, la presión tan retrasada, Canales y la estrategia defensiva en los córners son los puntos que más se le reprocha en general.

Por eso, el partido ante el Valencia será fundamental para el equipo y mucho más para él. Ya no tanto por los puntos en juego (esto acaba de empezar) sino para calibrar la credibilidad de esta nueva era. La plantilla al completo tiene mucha fe en revertir la situación y más de uno tiene, además, la esperanza de poder opinar más. Todos sueñan con que ante el Valencia se resucite como la temporada pasada.

Fuente: As


Publicado por Castro2 @ 18:58 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario