Martes, 22 de septiembre de 2009

S?, podemos

Convencidos de sus posibilidades. Así se muestra todo el mundo en el Racing respecto al partido que esta noche disputará el conjunto santanderino con un Barcelona que llega a Santander después de demostrar que sigue siendo el mejor equipo del momento y que es un conjunto inaccesible para cualquier rival. La victoria conseguida el pasado sábado ante el Málaga de Muñiz ha sido una inyección de ánimo para una plantilla, la verdiblanca, que parece haber enderezado el rumbo tras el varapalo recibido en el debut liguero ante el Getafe. El empate en el Calderón y la victoria en La Rosaleda así lo atestiguan.

Sin embargo, y pese a estar convencidos de que están en condiciones de dar lo que sería una gran sorpresa, a nadie en el club santanderino se le escapa que conseguirlo será verdaderamente complicado. Casi, casi, una misión imposible. Primero, por la entidad del rival, un equipo sin fisuras, plagado de estrellas y que, además, juega de memoria... y bien. Segundo, porque pese a los dos últimos resultados, el Racing no está para tirar cohetes, al menos en lo que a su juego se refiere. Los de Juan Carlos Mandiá, que sí han evidenciado una clara mejoría en la vertiente defensiva, siguen teniendo importantes carencias en lo que a creación de juego se refiere.

Pero, de todas formas, el estado de ánimo del Racing permite pensar en que si realmente el conjunto tiene alguna posibilidad de sacar algo positivo del partido de hoy tratará de hacerla realidad. Sin duda.

El equipo

Para conseguirlo, Mandiá dispondrá de todos sus jugadores, excepción hecha, claro está, de los lesionados de larga duración (Edu Bedia e Iván Bolado). De este grupo está a punto de salir Tchité, que ha experimentado un importante avance en su recuperación, aunque su presencia en la lista para el partido contra el Barça parece imposible.

Con estas bajas como único problema, el entrenador gallego del Racing podrá mantener el bloque de los dos últimos encuentros. Toño parece fijo en la portería. Por delante del guardameta alicantino, Mandiá colocará una línea de cuatro defensas en la que Henrique y Morris parecen seguros en el centro, mientras que los laterales pueden ser para Sepsi, el izquierdo, y para Pinillos, titular en Málaga, el derecho. También opta a este puesto Crespo, una vez que el sevillano ha cumplido el partido de sanción por su expulsión ante el Atlético de Madrid. En el centro del campo tampoco parece que vayan a producirse demasiadas variaciones. Diop y Lacen formarán, salvo sorpresa, el doble pivote, mientras que las bandas serán para Serrano y Arana. Arriba, como referencia ofensiva, estará Geijo. Y junto a él, como segundo delantero, puede jugar Pedro Munitis.

Con estos mimbres, Mandiá tratará de sorprender al Barcelona de Guardiola. Puede que la tarea sea complicada, pero, sin embargo, la frase que más se oye estos días en el vestuario de El Sardinero es 'sí, podemos'. Quizá sea una premonición.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:33 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario