S?bado, 19 de septiembre de 2009

Un partido cargado de morbo en La Rosaleda

Si hay algo que caracterice el partido que esta tarde jugarán en La Rosaleda el Málaga y el Racing es el morbo. Sin duda. No es que entre estos dos equipos haya una gran rivalidad, ni que existan cuentas pendientes de otras temporadas. ¡Qué va! El morbo radica en los banquillos.

Al frente del conjunto andaluz está Juan Ramón López Muñiz y con eso todo está dicho. El técnico asturiano llegó hace poco más de un año a Santander para encabezar el primer proyecto europeo de la casi centenaria historia del Racing. Y lo hizo despertando cierta ilusión entre los aficionados verdiblancos, aunque eso sí, con la pesada losa sobre sus hombros de tener que estar siendo permanentemente comparado con su paisano Marcelino.

Sin embargo, a las primeras de cambio, la ilusión fue convirtiéndose en desencanto. Las discutidas alineaciones de la UEFA, sobre todo la del debut ante el Honka y la de la visita al Twenti, y el pobre inicio del campeonato liguero pusieron en entredicho a López Muñiz que, ni siquiera cuando el equipo logró enderezar el rumbo, consiguió ganarse el favor del público... ni el de los responsables del equipo.

Al final, como no podía ser de otra manera, el técnico acabó marchándose por la puerta de atrás y cediendo su sitio al frente del equipo al que hoy será su rival en los banquillos de La Rosaleda: Juan Carlos Mandiá.

El nuevo entrenador del Racing, como ya ocurrió con su predecesor, ha generado una gran ola de ilusión en el racinguismo. Sus métodos y su buena conexión con la plantilla y con el entorno del club le sitúan en una inmejorable posición para hacer algo positivo con el Racing en la presente campaña.

Y para conseguirlo, el primer paso tendrá que darlo hoy en Málaga. El comienzo de temporada del Racing no ha sido todo lo positivo que cabría esperar. Comenzó con un descalabro (1-4) en su campo ante el 'odiado' Getafe para remontar el vuelo en el segundo partido en el Calderón (1-1). Ahora, en la tercera jornada del campeonato, el conjunto santanderino está obligado a regresar de Málaga con un resultado positivo, dado que el calendario que se le avecina, con el poderoso Barcelona como piedra de toque, no permite demasiadas alegrías.

El encuentro de esta tarde en La Rosaleda servirá, además, para comprobar si lo del Vicente Calderón, la mejoría que experimentó el conjunto santanderino, fue únicamente un espejismo o, por contra, se trata de una realidad que permite seguir manteniendo viva la llama de la ilusión con que se ha iniciado la temporada.

El equipo

Para conseguirlo, Mandiá hará frente al partido con un equipo similar al que presentó ante el Atlético de Madrid. La baja de Crespo por sanción y la entrada en el once de Pinillos es la única modificación fija. El resto del equipo será, básicamente, el mismo.

Toño se mantendrá en la portería, como no puede ser de otra manera. Por delante del alicantino, además del ya mencionado Pinillos, se ubicarán Henrique y Morris, en el centro, y Sepsi, en el lateral izquierdo.

En el centro del campo, Diop y Lacen parecen fijos en el doble pivote, aunque Colsa también podría tener una oportunidad para recuperar la titularidad de que disfrutó en el primer partido del campeonato ante el Getafe. Las bandas también parecen aseguradas para Serrano, la izquierda, y Arana, la derecha.

En el ataque, es prácticamente segura la presencia de Geijo, que por las lesiones de Xisco, Tchité e Iván Bolado, se ha convertido en el único 'nueve' que le queda a Mandiá en la plantilla. Junto a él, todo parece indicar que volverá a jugar Pedro Munitis, aunque el bajo rendimiento que ha ofrecido el jugador del Barrio Pesquero en las dos primeras jornadas del campeonato liguero, pueden propiciar que Luis García, la única alternativa posible para el ataque que le queda al técnico verdiblanco, tenga la oportunidad de debutar con la camiseta verdiblanca en un partido oficial.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 10:57 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario