Viernes, 18 de septiembre de 2009

Gonzalo Colsa ante su 150 'cumplepartidos'

No resulta fácil que un jugador de fútbol llegue a jugar en un mismo club 100 encuentros, entre otros motivos porque en buena parte se deben a la disposición de los entrenadores de turno, a su buen momento de forma o al constante trasiego que convierte a los futbolistas prácticamente en nómadas. Sólo jugadores emblemáticos en el club puede llegar a soñar en este mítica cifra. Pues bién, Gonzalo Colsa, un hombre que es santo y seña de la afición verdiblanca junto a Pedro Munitis o Moratón, ha llegado ya a los 150 encuentros con el primer equipo cántabro en la competición liguera.

Para el jugador ramaliego no todo ha sido un camino de rosas. Para poder ser profeta en su tierra ha tenido que viajar desde muy joven a otros lugares para hacerse como jugador y que luego “en su casa le diesen las oportunidades que por clase y entrega se merecía”. Primero emigró a La Rioja, estando cedido en el Logroñés (1998-1999), después regresó a casa estando tres campaña en el representativo cántabro. Al final de la temporada 2001-02 firmó por el Atlético de Madrid, pero los colchoneros primero le cedieron una temporada al Valladolid y otra al Mallorca, donde hizo unas excelentes campañas ligueras.

Al finalizar la temporada 2005-06, rompió su contrato con el Atlético de Madrid, para volver a casa. Actualmente cumple su cuarta campaña consecutiva vistiendo los colores del Racing. El propio Gonzalo Colsa explica su sentir: “para mi haber jugado 150 partido es una sopresa muy agradable y a la vez un orgullo el llevar tanto tiempo en mi club”. Acerca de si tiene algún gol o un momento que recuerde de forma especial tras 150 encuentros vistiendo la elástica verdiblanca agregó que ha "tenido la suerte de vivir los mejores momentos de la historia del club, como es el haber jugado la Copa de la UEFA, disputar las semifinales de la Copa del Rey, aunque también tengo buenos recuerdos de mi debút en el primer equipo, del primer gol que marqué y de muchos otros momentos que están grabados en mi memoria”.

Por otra parte afirmó que "tanto Munitis, como Moratón o yo, somos el espejeo de mucha gente joven, por eso debemos llevar un excelente comportamiento dentro y fuera de los terrenos de juego, ya que hay muchos niños que se fijan en nosotros”.

También sentenció que “otro momento especial fue el que viví en París en la Copa de la UEFA, ya que además de marcar un gol, que muy fue importante para mi, el hecho de ver a tanta seguidores del Racing en la grada resultó muy emocionante”.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 23:47 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario