Lunes, 14 de septiembre de 2009

El Racing, con los n?meros de siempre en el inicio de la temporada

Como siempre. Así ha comenzado el Racing el campeonato. No se puede decir que el inicio haya sido bueno, sería mentir, ni tampoco que haya sido pésimo. Mejorable, por supuesto, pero no pésimo.

Con un punto tras los dos primeros compromisos de Liga, el equipo ahora entrenado por Juan Carlos Mandiá se encuentra en una situación similar a la de las últimas temporadas, en su conjunto, las mejores del equipo santanderino en la categoría.

Con Miguel Ángel Portugal en el banquillo, el inicio del equipo verdiblanco si puede considerarse como negativo. Tras las dos primeras jornadas, en las que se enfrentó a los dos mismos rivales (Atlético y Getafe) que en la presente campaña, el Racing se situaba a las puertas del descenso con cero puntos en su casillero. Cayó por 0-1 con los 'colchoneros' en El Sardinero y perdió, también por la mínima (1-0) con el Getafe en el Coliseo Alfonso Pérez. El pésimo inicio de temporada, que se prolongó hasta la jornada sexta, en la que el conjunto cántabro sacó tres valiosos puntos en Pamplona, a punto estuvo de costarle el puesto a Portugal que, sin embargo, fue capaz de enderezar el rumbo del equipo para acabar la temporada a un pasito de la UEFA.

Un año histórico

El año siguiente, con Marcelino García Toral en el banquillo, el Racing tuvo un inicio de temporada algo más prometedor, avanzando lo que iba a ser para los cántabros una campaña histórica. Comenzó la Liga ante el Barcelona en Santander y el partido acabó con un empate sin goles.

En la segunda jornada, el Racing visitó La Romareda, campo del actual equipo del asturiano, el Zaragoza. El desplazamiento se saldó con un empate a uno en el marcador del que el Racing se había hecho merecedor.

Este inicio de la temporada 2007-2008 era ya una muestra evidente del Racing que se iba a poder ver durante todo el año. Un equipo batallador, sólido, incómodo para los rivales... en definitiva, el conjunto que acabó clasificándose por primera vez en la historia de la entidad para una competición europea.

Cambio radical

El pasado año, alternando el inicio liguero con los primeros partidos de la Copa de la UEFA ante el Honka Espoo de Finlandia, el Racing mantuvo el nivel de la temporada anterior. Al menos así fue si sólo se miran los resultados.

Con Juan Ramón López Muñiz en el banquillo, el equipo santanderino arrancó un valioso empate (1-1) en El Sardinero ante un Sevilla que comenzaba el campeonato entre los candidatos a estar en la zona alta de la clasificación.

En el segundo partido, jugado en el Nou Camp, el equipo de Muñiz sumó otro empate (también 1-1) ante un conjunto, el Barça de Guardiola, que iba a terminar el año haciendo historia al sumar un triplete (Liga, Copa y Champions) que le convertía en el mejor equipo del momento.

Sin embargo, y aunque los resultados fueron igual de buenos que los conseguidos un año antes por el Racing de Marcelino, las sensaciones que ofrecía el equipo eran bien diferentes, algo que con el paso de los partidos acabó por confirmarse. De hecho, Muñiz salvó su cabeza en el mismo lugar en que un par de años antes lo había hecho Portugal, en el 'Reyno de Navarra', en donde los cántabros se impusieron por 0-1 en la sexta jornada del campeonato.

Ahora, en la presente temporada, el Racing ha conseguido sumar un punto después de haber disputado los dos primeros partidos de la Liga. En el debut, ante el Getafe el equipo de Mandiá ofreció su peor imagen. Pobre en defensa, nulo en el centro del campo e impotente en ataque. Con estos argumentos es posible entender el 1-4 que endosó a los cántabros al equipo 'azulón'. Un par de semanas después, el Racing mostró una imagen diferente. No es que ante el Atlético ofreciera un juego deslumbrante, aunque lo que si evidenció es una importante mejoría, dejando claro que, al menos esa fue la impresión que dio, lo del Getafe había sido sólo un accidente.

Refuerzos de última hora

Este año, como también ocurrió en los anteriores, ha tenido mucho que ver con la mejoría del juego ofrecido por el Racing la llegada de los refuerzos contratados a última hora en el mercado de fichajes. Jugadores como Henrique, Diop y Morris, ayer titulares y que no estuvieron en el primer encuentro, o Xisco y Luis García, que ya están también a disposición de Mandiá, permiten al técnico verdiblanco disponer de muchas más alternativas, algo que, por ejemplo, ya le ocurrió a Portugal con Zigic, que pudo disfrutar del delantero serbio para completar la que, al final, puede considerarse una buena temporada que, al menos en sus dos primeros encuentros, fue un punto peor que la que acaba de iniciar el equipo santanderino.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:12 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario