Lunes, 07 de septiembre de 2009

Mandi? 'Me gusta atacar mucho. Por fuera, por dentro... Como sea, pero mucho'

Habla de forma tranquila; apenas se altera cuando la conversación, distendida y fluida, discurre por derroteros que no le son propicios, futbolísticamente hablando. Ha llegado a la cita temprano, mucho antes de la hora citada y, enseguida, el deporte rey empieza a ser el tema fundamental.

Este joven gallego, apenas tiene 42 años, es el encargado de llevar al Racing hasta el próximo mes de mayo pasando los menores problemas posibles en la Liga. Y eso que, en el primer partido, el batacazo ha sido de órdago.

"Hicimos media hora muy buena, incluso tuvimos dos oportunidades para adelantarnos. Pero enseguida nos llevamos dos golpes muy fuertes en forma de goles. Después, separamos mucho las líneas. Tengo la impresión de que entramos con demasiadas ganas al partido. Marcar un gol lo cambia todo, ya sea en casa o fuera. Ellos lo hicieron y nosotros no".

Ensalada de tomate del país con ventresca y anchoas, gambas a la plancha, cocochas de bacalao y rape a la plancha, regado todo con un Pesquera de la Ribera del Duero son los ingredientes que forman la excelente cena. Y todo lo demás es fútbol; al comienzo y al final de la reunión. Sentados ya en la mesa y dando cuenta del menú, Mandiá esboza una sonrisa cuando se recuerda el encuentro ante el Getafe de su amigo Míchel o su tumultuosa salida del Hércules de Alicante, antes de acabar dirigiendo al conjunto cántabro.
Seguridad.

El Racing había puesto los ojos en otro entrenador cuando Muñiz decidió dejar la entidad cántabra. Por diferentes motivos (entre otros, unos absurdos celos) no cuajó. Y el de Juan Carlos Mandiá (Lugo, 17 de enero de 1967) a punto estuvo de no concretarse. No se truncó pues el lucense lo tenía muy claro desde que Pernía se puso en contacto con él.

"Ser entrenador en un equipo de Primera es lo máximo. Y desde que tuve las primeras noticias estaba completamente seguro de lo que quería. Y nada me iba a hacer cambiar".

Y a fe que lo intentaron. Por todos los medios y con cantidades que el Racing no podía ni aproximarse. Enrique Ortíz, dueño del conjunto alicantino, le llegó a ofrecer hasta ocho años de contrato a razón de muchos euros por año. Pero ni así le convencieron.

"Estuve reunido con el máximo accionista alicantino cuando ya sabía que era el entrenador del Racing. Pero en ningún momento tuve dudas o vacilaciones. Lo único que le decía es que el dinero, al menos en mi caso, no lo es todo".

Las preguntas de los interlocutores, atropelladas casi siempre, se agolpan. ¿Qué le hace decidirse por Santander y no continuar en Alicante?

"Un poco todo. Es un equipo de Primera División, que está consolidado, la ciudad es preciosa y me permitían hacer realidad mi sueño de entrenar a un equipo de la máxima categoría. Todo ha influido".
Familia.

Firma con el Racing y comienza a preparar la pretemporada nada más pisar suelo cántabro. Se instala en Santander, aunque su mujer y sus dos hijos se han quedado en la capital de España.

"Es muy complicado mover a la familia de un sitio para otro. Mi mujer (Diana) es bióloga y trabaja en Madrid y los dos niños (Álvaro de 12 años y Diana de cinco) están estudiando. En Alicante también vivía sólo. Si lo tienes claro desde el principio no existe ningún problema. Y si no hay problema no veo por que iba a crear uno ahora. No veo ningún impedimento para poder hacerlo. Además, nos vemos cada poco tiempo".

Nada más aterrizar en Santander y sabiendo que venía con un equipo de trabajo propio (incluido un entrenador de porteros) las primeras suspicacias comenzaron a aflorar en los medios de comunicación.

"Mi gente es innegociable. Es la base de mi trabajo. Desde el momento que se pusieron en contacto conmigo, todo el mundo lo sabía. Y cuando llegué me encontré un grupo de gente fantástico en el que todos saben lo que tiene que hacer. Hay trabajo para todos. Juanjo y Fede Castaños tienen una gran capacidad de trabajo; Pedro Alba entrena a los porteros y lo hace muy bien y los ayudantes que vinieron conmigo hacen lo que les corresponde. Pero lo importante es que el club quiere crear una serie de departamentos en el que todos entran. Esto es un grupo de trabajo en el que se intercambian las opiniones; no quiero tener palmeros a mi alrededor. Si alguien me falla, desaparece. Pero si trabajan, y todos los que están trabajan mucho y bien, estamos aquí para ganar partidos".

La cena, poco a poco, está llegando a su fin pero, todavía, quedan temas que saltan a la mesa. Alfredo Matilla, Pedro López y Roberto González alternan las preguntas con las respuestas del protagonista. ¿Qué le faltó para ser un gran futbolista? pregunta uno.

"Velocidad. Tenía otros recursos pero la velocidad no era mi fuerte".

También salen a la palestra otros asuntos, como la incorporación de Luis García, que siendo un excelente jugador, no es el que necesitábamos (en opinión de algunos), los últimos fichajes, las salidas de jugadores... Y el técnico gallego no se arruga. Contesta a todo y, parece, que tiene las ideas muy claras. Primero, sobre el ex colchonero.

"Nos puede venir bien para exprimir más a los delanteros. Además, hemos tenido un problema con la lesión de Edu Bedia y quizás, ahora, nos falte ese tipo de jugador".

Las incorporaciones de nuevos jugadores, numerosas para muchos, aunque han quedado puestos claves sin cubrir, también tienen respuesta del entrenador racinguista, al igual que la salida de jóvenes jugadores a otros equipos.

"Buscábamos un 9 y un central, y esos dos jugadores han llegado. En cuanto a los jóvenes, lo que tienen que hacer es jugar, en donde sea pero jugar. El tema de hacerlo en su puesto es muy complicado; hay determinados jugadores que pueden jugar en una sola posición y hay otros que pueden hacerlo en varias. Va por gustos. En cuanto a la salida de Juanjo sabía que en los años anteriores había tenido una situación difícil; pero me remito a lo de antes, Tienen que jugar".

Sin solución de continuidad, Mandiá vuelve a analizar el partido de Getafe y la forma en la que se resolvió.

"¿Jugar al contraataque? Depende. Ante el Getafe dominábamos el balón y el juego antes de que ellos marcaran. A mí lo que me gusta es atacar. Mucho; por fuera y por dentro. Por donde sea pero atacar mucho. Lo ideal es manejar de esa forma los 90 minutos de partido, pero es muy difícil de lograr. Por eso hay que tener alternativas; pero lo que más me gusta es atacar, y atacar".

Como no podía ser de otra forma, aparece el tema de los vídeos del que Carlos Mandiá, y su grupo de trabajo, son unos apasionados.

"Poco a poco se está mejorando la tecnología en el club. Para nosotros es importante mostrar en imágenes los fallos y los aciertos. Todo tiene que estar demostrado a través de las imágenes. Me parece algo fundamental. Viendo imágenes mejora el jugador y mejora el equipo. Esto es un trabajo en equipo y cada uno sabe lo que tiene que hacer en este aspecto; Pedro Alba hace vídeos de los porteros, Dela de las tareas defensivas y Puche de las ofensivas. Y yo lo veo todo. También hacemos videos individuales para mostrar los defectos que hemos observado en un determinado jugador o, por el contrario, mostrar algo que se ha hecho bien y queremos que se repita. Pero no hacemos una película; se trata de que, juntando todo, el vídeo no exceda de los cinco minutos, como mucho".

Y como el movimiento se demuestra andando sus siguientes palabras fueron éstas:

"Del Atlético de Madrid hemos visto cuatro o cinco encuentros. Y, claro está, haremos un vídeo que resuma todo lo que nos interesa".

En este aspecto, el de la informática aplicada al deporte, Mandiá tiene un ejemplo claro a seguir:

"Maurits Hendricks, el que fuera seleccionador de hockey hierba de España, es un fenómeno en todo lo relacionado con la informática". En cuanto a los métodos de entrenamiento también tiene técnicos preferidos: "Me impresionó mucho la forma de trabajar de Marcelo Bielsa cuando dirigía a la selección argentina".

Todo se acaba. Antes de concluir tiene tiempo para hablar de los medios de comunicación: "Intento saber y conocer el panorama de la prensa. No lo leo ni lo oigo todo, todos los días. Me gusta saber cómo se mueve, pero no estoy pendiente todos los días".

Y un guiño para la esperanza. A pesar del mal inicio de la temporada, no le preocupa en exceso el calendario que deparó el sorteo de la Liga:

"El calendario no es algo que me preocupe demasiado. Vamos con la gente físicamente muy puesta". Mejor. Atleti, Málaga y Barça nos esperan.

Fuente: As


Publicado por Castro2 @ 18:42 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario