Martes, 05 de mayo de 2009

Terapia de grupo ante un final de campa?a complicado

Tenían mucho de lo que hablar y por eso, López Muñiz y sus jugadores se reunieron sobre el mejorado césped de La Albericia durante cerca de media hora. Seguro que buena parte de la conversación se centró en lo acontecido en el partido del domingo contra el Almería y, también, en lo que le espera al conjunto santanderino en los cuatros partidos que restan para que la temporada llegue a su fin.

De la importancia de la charla dice mucho que los técnicos reclamaran la presencia de todos los componentes de la plantilla, incluso la de aquellos que ya se ejercitaban en el gimnasio, que se fueron incorporando a la conversación a medida que fueron siendo avisados por el personal del club. 

Situados al fondo del campo número uno, los jugadores rodearon a Muñiz que, por supuesto, era el que llevaba la voz cantante en una charla en la que, además del análisis de lo acontecido el domingo en El Sardinero, se trató la manera de afrontar el tramo definitivo de la temporada, al que el Racing llega en una situación más comprometida de lo que hace apenas unas semanas cabría esperar. Los jugadores, cabizbajos, atendían a su entrenador que, incluso, para estrechar aun más el círculo, pidió a sus futbolistas que se acercaran un poco más a él. Se trataba de analizar... y de hacer piña ante un final de ejercicio que se presenta más complicado de lo esperado.

Los cinco puntos que separan a los cántabros de los puestos de descenso no parecen una renta lo suficientemente amplia como para que el racinguismo respire totalmente tranquilo, aunque lo cierto es que este estrecho margen permite al conjunto santanderino afrontar los últimos cuatro partidos del campeonato con cierto margen de maniobra.

Sea como sea, lo celebración de este tipo de reuniones, de estas sesiones de terapia de grupo, ha tenido una repercusión más que positiva en el rendimiento posterior del equipo.

El caso más llamativo es el del partido contra el Valencia en Mestalla. La miniconcentración de La Oliva permitió a los cántabros enderezar el rumbo en la Liga y eliminar de un plumazo todas las dudas que había suscitado el equipo. Posteriormente ha habido otras ocasiones en las que la plantilla se ha conjurado (antes del partido contra el Atlético de Madrid, sin ir más lejos), y el rendimiento ofrecido después ha sido en todos los casos más que positivo.

Por eso, la larga charla de ayer puede tener una vital importancia en el devenir del conjunto santanderino en la recta final del campeonato, en la que tendrá que superar los escollos del Málaga y el Recreativo, en ambos casos lejos de El Sardinero, y del Valladolid y del Getafe, en su propio campo.

Recuperación 

Acabada la charla, comenzó el entrenamiento que, como suele ser habitual en las sesiones posteriores a la disputa de un partido, consistió en trabajo de recuperación, para los que habían jugado, y de partidillos y diversos ejercicios físicos, para el resto de la plantilla.

Una de las buenas noticias de la jornada es que el técnico asturiano del Racing podrá contar con todos sus efectivos para preparar el compromiso del domingo próximo contra el Málaga. Toño entrenó con normalidad a las órdenes de Pedro Alba, mientras que Valera y Luccin, aunque trabajaron con Manuel Ruiz Cueli, parecen estar teniendo una evolución más que positiva de sus problemas físicos. Además, Garay y Pereira, ausentes por sanción en la última jornada, también podrán jugar contra el equipo andaluz.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:10 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario