Lunes, 06 de abril de 2009

?Qu? tranquilidad!

Tranquilidad... y a raudales. Eso es lo que consiguió ayer el Racing con su victoria ante el Sporting en El Molinón. Lo logrado por los de López Muñiz ante los de Preciado es algo más que una simple victoria. Algo más que tres puntos. Es, sin duda, un paso importantísimo hacia la permanencia que, en estos momentos, está a dos partidos.

El partido no fue bueno, de eso no le puede caber ni una sola duda a nadie. Fue tan malo, como magnífico el resultado. Y, visto como están de apretadas las cosas en la parte baja de la clasificación, los puntos son lo que cuenta realmente, porque son ellos lo que decidirán si la próxima temporada el conjunto santanderino continúa en la 'Liga de las estrellas', algo que parece totalmente factible, o, por contra, acaba con sus huesos en el infierno de la Segunda División, cosa que no parece demasiado probable a estas alturas de campaña.

En el partido de ayer, los cántabros tuvieron prácticamente una efectividad del cien por cien. Esa fue su mejor virtud, quizá la única, puesto que convirtieron en gol dos de los tres disparos a puerta que ensayaron. Todo lo contrario que un club gijonés peleón, pero con poca munición en los últimos metros. Ahí, y en la actuación arbitral, se fraguó su derrota.

El partido comenzó de una forma vertiginosa. Al menos lo fue en lo que al Sporting hace referencia. En los primeros 20 minutos el Racing no existió en el campo de El Molinón ante el dominio del centro del campo por Matabuena y Michel, superiores en todo momento a las dos 'eles' del Racing del Santander, Luccin y Lacen. Fruto de este dominio llegaba en el minuto 8 de partido la primera ocasión de los locales cuando en un saque de banda de Sastre desde la parte derecha del ataque sportinguista lo remató Bilic de cabeza, y cuando el balón se colaba por la escuadra una mano providencial de Toño lo envió al larguero y evitó lo que hubiera sido el primer gol de los locales.

Mientras que el Racing no había tirado aún a puerta todavía, los sportinguistas tuvieron una clara ocasión de Diego Castro que se fue por la izquierda, superó a Pinillos y su disparó con la derecha en parábola fue desviado a córner por Toño.

A partir de ese minuto fue decreciendo el dominio sportinguista y tomando la posesión de balón Munitis, Jonathan Pereira por la izquierda, creando la primera ocasión racinguista en un córner en el minuto 27 que botó Munitis y no llegó por poco Zigic. El del Pesquero fue además es el autor de la mejor jugada junto con Pereira y Zigic, que sacó el balón controlado del área grande y montó una contra sin levantar la cabeza. Lanzó a la izquierda por donde entró Pereira junto con Munitis y el propio Zigic en un tres para uno que desbarató Sastre evitando con ello el posible gol de los santanderinos.

En esta jugada se notó la actividad de Munitis y el cansancio por el llamado 'virus FIFA' del gigantón Zigic. En ese mismo instante Muñiz mandó calentar a Tchité, viendo la falta de fuerza física de Zigic. En cualquier caso, al descanso, ambos conjuntos se marcharon con el marcador a cero.

En la segunda parte, el Racing fue mejor que el Sporting aplicando una presión muy intensa en el centro del campo. Fruto de ese dominio, Zigic abrió el marcador a los nueve minutos al marcar a placer un buen centro de Sepsi desde la línea de fondo. Era el segundo disparo entre los tres palos del conjunto racinguista, por lo que la efectividad de los visitantes fue determinante en la victoria del conjunto cántabro.

Con corazón y sin cabeza

Tras el gol, el Sporting intentó la igualada con más corazón que cabeza, puesto que faltó imaginación y claridad en los últimos metros. El árbitro anuló un gol a Quique Mateo por un supuesto fuera de juego, que las cámaras de televisión demostrarían después que no fue tal. Esta decisión del colegiado de la contienda provocó el enfado en el conjunto asturiano.

El Sporting echó mucho en falta la aportación de Barral y Carmelo. Los locales lo intentaban, pero no encontraron el camino hacia la portería de Toño.

En los minutos finales, el Racing aprovechó los huecos que dejó el equipo local en defensa para asentar el golpe definitivo. Colsa, que hacía escasos minutos había entrada en el terreno de juego, logró el tanto de la sentencia a dos minutos de la conclusión tras una gran jugada de Munitis por la banda derecha.

Al final, el Racing consiguió un triunfo que le permite mirar con evidente optimismo hacia el futuro. Los 36 puntos que tiene en la clasificación se lo permiten.

 

Fuente: Web del Diario Montañes


Publicado por Castrenyo @ 9:17 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario