S?bado, 04 de abril de 2009

Zigic enciende la alarma al llegar con sobrecarga

Todo es susceptible de empeorar. Desde ayer, Muñiz es un devoto creyente de esa máxima. Justo desde el momento en el que al llegar a las Instalaciones de La Albericia, Nikola Zigic le comunicó que padecía fuertes dolores en el aductor de su pierna derecha y que no podía entrenar.

Con Serrano, Toni Moral, Oriol, Marcano y Zé Antonio de baja y con Munitis y Tchité fuera de forma tras mes y medio y cinco meses, respectivamente, sin jugar, lo último que le faltaba al Racing es no poder contar con su máximo goleador el próximo domingo en El Molinón. Los médicos, sin embargo, son optimistas y confían al 100% en que el balcánico será de la partida. La lesión, una sobrecarga muscular, no es grave y, además, esta siendo tratada y quedan 48 horas para el partido.

El futbolista está preocupado, es cierto, y ayer le tuvieron que convencer de que no había ningún riesgo para que saliera a trotar sobre el césped. Pero, de cara al partido de Gijón, no hay duda de que va a intentarlo con todas sus fuerzas. Está muy involucrado en la importancia del partido para el equipo y a la hora de competir, y eso está acreditado en su paso por el Racing, es duro y capaz de jugar tocado (le han partido la nariz y el pómulo y ha seguido jugando).
Esfuerzo.

La sobrecarga que padece el delantero racinguista es poco menos que normal si tenemos en cuenta los antecedentes del serbio y la exigencia a la que se ha visto sometido esta pasada semana. Durante año y medio, en Valencia, 'Ziga' (pronúnciese Yiga), como le llaman sus compatriotas, apenas ha jugado unos minutos al mes. Eso, afortunadamente para él y para el Racing, ha cambiado desde su llegada a Santander donde lo juega todo.

Esta semana ha tenido que jugar dos partidos; uno oficial, el sábado en Bucarest ante Rumanía, y otro amistoso, el miércoles en Belgrado contra Suecia. Su equipo ganó ambos y Zigic anotó un gol en el primer minuto del segundo partido. El esfuerzo al que le sometió su seleccionador, Antic, comenzó a pasarle factura en la segunda mitad de ese encuentro.

En el minuto 60 del partido contra Suecia Zigic pidió el cambio, ya con molestias en el aductor. El largo e incómodo (sobre todo para un tipo de 2,02 m.) viaje de regreso a Santander del pasado jueves tampoco le ayudó nada.

La idea que manejan los técnicos y médicos del club es no forzarle en absoluto en el entrenamiento de hoy en La Albericia y que llegue al domingo lo más descansado posible. Una vez en El Molinón, serán las sensaciones del propio delantero serbio las que dicten las decisiones a tomar.

Fuente: As


Publicado por Castro2 @ 12:24 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario