Domingo, 22 de marzo de 2009

Luis Fern?ndez 'En Sar?n tengo lo que necesito'

Luis Fernández (Argomilla de Cayón, 29-09-1972) se siente muy arraigado a su pueblo, donde vive con su mujer y su hijo Gabriel. Disfruta paseando por Sarón. Ha montado un negocio, la pizzería La Ardilla, y espera que su sobrino Víctor y su hijo puedan continuar la saga futbolística familiar. Su hermano Santiago fue un delantero clásico de Tercera División en el Naval y el Club Deportivo Cayón. Él ha conseguido clasificarse para la Copa de la UEFA con el Racing, se proclamó campeón de la Copa del Rey con el Betis y jugó Liga de Campeones a orillas del Guadalquivir. Ahora, desea que las nuevas generaciones tomen su relevo. Primero Víctor, el hijo de Santiago, que juega de lateral izquierdo en el filial del Real Zaragoza y busca un sitio en el primer equipo y, dentro de unos años, su hijo Gabriel. Por el momento, Luis disfruta llevándolo todos los días a entrenar y sigue con atención las evoluciones del jovencísimo central del Atlético Perines. 

-Si echa la vista atrás ¿con qué se queda de los equipos en que ha estado? 

-A nivel profesional me quedo con mi debut en Primera División con el Racing en Los Campos de Sport ante el Atlético de Madrid. Sólo tenía 21 años cundo me dio la oportunidad Javier Irureta. Ganamos 2-0 y nunca podré olvidar ese partido. Tras tres años en el club me fui al Betis, estando diez temporadas. De Sevilla me quedo con la Copa del Rey que conseguimos. Fue muy especial porque en las semifinales, ante el Athletic en San Mamés, llegamos, tras la prórroga, a los lanzamientos de penalti marcando el tanto decisivo. Conseguir un título fue algo muy importante igual que, también con el Betis, participar en la Liga de Campeones. Ahora, de mi segunda etapa en Cantabria, sin duda me quedo con haber entrado en la historia del Racing al haber formado parte de la plantilla que, por primera vez, consiguió la clasificación para la Copa de la UEFA. 

-Para usted, que comenzó a jugar en el patio del colegio Gerardo Diego y que luego jugó en el fútbol regional hasta llegar al Racing, ¿fue fácil emigrar a Sevilla? 

-Me resultó muy complicado porque era la primera vez que salía de casa y yo era muy joven. Tenía 24 años y no fue fácil pero no me arrepiento. Valió la pena por los instantes tan bonitos que viví en el Betis. 

-Sin embargo, ahora ya no le sacamos de Sarón... 

-Tengo a mi pueblo, Argomilla, y a toda la zona un profundo sentimiento de arraigo porque aquí tengo todo lo que necesito. Mi mujer y yo tenemos aquí a nuestras familias, a nuestro hijo... no podemos pedir más. 

-Hasta ha montado ya un negocio. Cuente, cuente. 

-Abrí una pizzería que se llama La Ardilla aunque también damos hamburguesas y más tipos de comida rápida. Estoy muy contento con la respuesta de la gente y el negocio va bien. Siempre que puedo, cuando no tengo que entrenar o compromisos del equipo, intento ir para echar una mano a las personas que se encargan de su gestión diaria. 

-Desgraciadamente ha tenido más tiempo este año porque una lesión le ha tenido buena parte de la temporada de baja. 

-Sí, es la primera vez en mi carrera que tengo una lesión grave. Ha sido la rodilla y tengo que agradecer el trabajo que han realizado conmigo los Servicios Médicos del club y el recuperador, Manuel Ruiz Cueli. Gracias a ellos he vuelto a sentirme futbolista y pude ir convocado en el encuentro ante Osasuna en Los Campos de Sport. 

-Para terminar ¿cómo ve el tramo final del campeonato? 

-Con optimismo aunque creo que nuestro objetivo tiene que ser conseguir cuanto antes los puntos que nos aseguren la permanencia en Primera División para disfrutar de tranquilidad. Es muy importante llegar a la recta final de la Liga con los deberes hechos y con la salvación asegurada. Espero, además, que mejoremos nuestros resultados en El Sardinero que no están siendo todo lo buenos que nos gustaría.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 11:29 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario