Viernes, 20 de marzo de 2009

Juan Valera se perfila para cubrir la plaza de Munitis

No probó a más futbolistas para ocupar la parte derecha del centro del campo. Valera en un equipo y Luisma Villa, en el otro. Juan Ramón López Muñiz utilizó el entrenamiento de ayer en El Sardinero, entre otras cosas, para aclarar sus ideas en cómo presentar, a pesar de las muchas e importantes bajas, una alineación competitiva contra el Valencia.

La ausencia del capitán racinguista la había solventado con éxito, sobre todo en el capítulo ofensivo, con Jonathan Pereira tanto en Riazor como ante el Numancia. Sin embargo, la baja simultánea de Zigic y Tchité el próximo domingo obliga, materialmente, a desplazar al vigués a la punta de ataque.

Efecto dominó.

Tal y cómo tiene encajadas las piezas el técnico asturiano (y cuenta habitualmente con muy pocas), el mover de su sitio a Pereira conlleva trasladar de posición a tres o cuatro jugadores más. Sobre todo si, como parece, la apuesta es Juan Valera. Si el murciano pasa al puesto de interior derecho, Pinillos, que fue lateral izquierdo el domingo pasado, volvería a su zona natural y dejaría plaza, salvo nueva sorpresa de Muñiz, a Christian en el lateral izquierdo.

La presencia contra el equipo de Emery de uno de los laterales zurdos en el campo daría, sin duda, después de los últimos acontecimientos, un plus de morbo al partido.

Hay otras posibles combinaciones que obligarían a menos cambios de posición: Gonçalves, Toni Moral, Canales o Luisma, que esta semana entrena con el primer equipo. No suenan como opciones muy probables. A Muñiz los experimentos le gustan con gaseosa.

Un partidillo, dos equipos y una sola portería

Al entrenador del Racing no le preocupaban ayer tanto los goles como la presión. Ya ha jugado tres veces esta temporada frente al Valencia y sabe que ahogando su salida de balón, el equipo de Unai Emery sufre mucho. Por eso ayer le sobró una portería en El Sardinero. En el partidillo condicionado que montó durante 40 minutos para sus futbolistas sólo había una portería. El objetivo: que el equipo defensivo presionara y presionara hasta lograr robar el balón y saliera al contragolpe. En los tres partidos anteriores funcionó bien, superó al Valencia y sólo la mala suerte de Pereira en Mestalla impidió que el Racing siguiera adelante en la Copa.Antes del partidillo, acondicionamiento físico, ejercicios de toque y presión, además de combinaciones rápidas con centro desde la banda. Las ideas parecen claras.

Fuente: As 


Publicado por Castro2 @ 11:54 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario