Jueves, 19 de marzo de 2009

Zigic 'En Santander me lo dieron todo'

Nicola Zigic es el fichaje del mercado de invierno más rentable de la Liga española. Diez partidos, ocho goles y trece puntos resumen lo que ha supuesto su llegada al Racing cedido desde el Valencia. Este domingo, obligado por razones de contrato, deberá conformarse con ver el partido que protagonizarán sus dos equipos desde la grada de El Sardinero... y parece que esa idea no le gusta lo más mínimo.

-¿Qué bufanda se va a poner este domingo? 

-Una con los dos colores.

-¿Le resulta triste? 

-Sí, porque es el recuerdo de los dos clubes, pero no se puede cambiar.

-¿Es una situación incómoda para un futbolista? 

-Claro. Estoy en un buen momento, me para un partido y luego vienen los compromisos de la selección... Pero no pasa nada. Hay que seguir entrenando y demostrando lo que puedes hacer.

-Si el Racing pagara 120.000 euros de penalización podría jugar... 

-Pero depende de mí y no debería hacerlo.

-¿Y si el club, cosa que no va a ocurrir, decidiera echar el resto? 

-Aunque lo hiciera, yo no querría jugar ese partido contra el Valencia.

-¿Lo dice por respeto a los dos? 

-Claro. No jugaría. Sería una situación muy difícil.

-Desde que en enero se marchó cedido al Racing lleva una espléndida racha de goles: ocho en diez partidos. 

-Sí, estoy muy contento por eso y por el trato de mis compañeros, que desde el primer día me ayudaron mucho.

-¿Es consciente de que esos goles han dado trece puntos al Racing? 

-Pero no sólo soy yo. Siempre es cosa del grupo.

-Ya, pero los ocho tantos han garantizado trece puntos, y tal como está el Valencia aquí se echan de menos. ¿Usted lo piensa? 

-¡Uf! ¡Estaríamos en la Champions!

-Hace unos días, al hablar de su trayectoria, el vicepresidente deportivo del Valencia, Fernando Gómez, dijo que se alegraba de su buena racha. La consideraba positivo tanto si usted regresa a Mestalla como si finalmente es traspasado. ¿Qué le parece? 

-Yo ahora mismo sólo pienso en hacer las cosas bien y en meter muchos más goles. Luego, cuando acabe la temporada, en el verano, ya hablaremos.

-¿Está dolido con Unai Emery, que siempre antepuso a Villa y a Morientes? 

-No. Son decisiones del entrenador y el jugador no puede hacer nada.

-¿No le molestaba? 

-No. No estoy preocupado por eso.

-Pero Emery no le dio ni un minuto en la Liga. 

-Pero no pasa nada. Yo sé cuánto puedo hacer, qué puedo dar al equipo y eso, juegue o no juegue, no me lo quita nadie.

-¿Eso se llama fortaleza mental? 

-No lo sé. Lo que sé es lo que puedo rendir cuando juego. Y quiero seguir haciendo goles o dárselos a otro compañero para que los haga él.

-¿No le preocupa marcar? 

-Lo importante es que gane el equipo. Nunca me ha preocupado si el gol lo hago yo o lo marca otro compañero.

-Pero como delantero... 

-Yo pienso de otra manera. Para mí primero siempre es el equipo.

-¿Por eso nunca ha hablado de los entrenadores? Nunca se ha pronunciado sobre si le han dado más o menos oportunidades. 

-No, eso es su decisión. Yo estoy muy tranquilo y puedo soportar cualquier situación así, aunque siempre tengo ganas de demostrar lo que puedo hacer. Me das un minuto y trato de demostrarlo en un minuto. ¿Me das dos? Pues lo intento en dos. ¿Me das un partido? Un partido. Lo que sea...

-Sin embargo para cualquier jugador es importante mantener una continuidad, ¿no? 

-Sí, pero yo en el Valencia nunca ha tenido esa oportunidad.

-Aunque ahora lo admite, nunca se había quejado. 

-Ni me quejo, porque el entrenador es el que manda y yo he de aceptar sus decisiones. Ni me gusta ni quiero entrar en polémicas. Siempre he intentado que estas situaciones no me afecten y no me creen intranquilidad.

-Hace unos días su paisano Djukic hablaba de la fortaleza de carácter que usted muestra. 

-Djuka es una gran persona. Fue un gran jugador, un buen técnico y conoce bien situación.

-¿Antes de regresar cedido al Racing llegó a hablar con Unai Emery? 

-No, no...

-¿Quizás faltó una conversación entre ambos? ¿Un cara a cara? 

-No. No me ha preocupado eso. Ya he dicho que el entrenador es quien decide y no hay nada que discutir.

-A pesar de todo, la procesión iría por dentro. Aunque no exteriorice su malestar, la situación resultaría desagradable, ¿no? 

-En el fondo te sientes jodido por no poder jugar. Eso está claro. Pero no podía hacer otra cosa que seguir entrenándome y trabajar.

-¿En esos momentos difíciles el mayor apoyo lo ha encontrado en su esposa Sanja y en su pequeña, Milica? 

-Sí. Ellas siempre están conmigo. Me siento muy feliz a su lado.

-Porque el resto de su familia está lejos. 

-Claro. Nos vemos en verano, cuando tienen vacaciones.

-¿Se considera un padrazo? 

-Sí, soy un papá muy feliz.

-Cuando habla de Milica se le cae la baba... 

-Sí, sí... Es cierto. Ha cumplido diez meses y está preciosa.

-¿Pasa muchas horas al día con ella? 

-Todo el tiempo que puedo. En cuanto termino el entrenamiento me gusta estar a su lado. En casa, pasear por el parque... Ahora aquí hace muy buena temperatura.

-¿Cuando marca un gol se lo dedica con el gesto de chuparse el dedo? 

-Antes sí que lo hacía, claro. Pero ahora ya no lo hago porque está grande.

-¿A quién se los dedica? 

-A mi familia. A las dos.

-El próximo verano se cumplirán tres años desde su llegada al fútbol español, al Racing. 

-Sí, fue en septiembre.

-¿Considera que Santander es su segunda casa? 

-Sí. Se puede decir que es así.

-¿Valencia ha de ser entonces la primera? 

-La primera siempre será Serbia. Eso es algo que no se puede cambiar. Y Santander siempre estará presente, porque aquí pasé mi primer año y me aceptaron muy bien. Me lo dieron todo. Como equipo y como ciudad.

-¿Es lo que le faltó en el Valencia? 

-Sí. Pero sólo por la confianza.

-¿Mejor con Ronald Koeman que con Unai Emery? 

-No quiero hablar de eso.

-¿Trata de evitar polémicas? 

-Simplemente no quiero entrar en ese asunto. Me lo guardo para mí.

-¿Se ha planteado alguna vez si ha sido un jugador rentable? (El Valencia gastó cerca de 15 millones en él) 

-No, porque eso no depende de mí. Depende de las oportunidades que pueda tener para demostrarlo.

-En la pasada temporada en la Copa tuvo buenas actuaciones. 

-Sí...

-Este año, ni un minuto. Y en cambio, apenas regresar al Racing se ha recuperado la 'sociedad' que había establecido con Munitis. 

-Nos compenetramos muy bien.

-Debido a sus estaturas, les llamaban el 'Dúo sacapuntas'. 

-Sí.

-¿Les molestó el apelativo? 

-A mí nunca me ha molestado. Yo nunca miro a una persona por su altura o por su color de piel.

-¿Esa sociedad sigue en vigor? 

-Naturalmente. Pero siempre es cuestión de todo el equipo. En el Racing todos estamos muy unidos.

-En el Valencia se habla de unidad desde la distancia. ¿Cómo ve la situación del equipo? 

-Bueno...

-¿Sabe que los jugadores están sin cobrar? 

-Sí. Yo también.

-¿Le preocupa? 

-Un poco, pero creo que todo va a salir adelante. Estoy seguro, porque el Valencia es un gran club.

-¿Cree que su futuro está en el Valencia? 

-Tengo contrato hasta junio de 2012. Yo quiero cumplirlo.

-¿Le consta que el club necesita aligerar la nómina de futbolistas? 

-Estoy pensando en el presente, en hacer muchos goles aquí. Luego, cuando llegue el verano, hablaremos para ver qué solución es la mejor para el Valencia y para mí. Ahora quiero seguir demostrando cosas.

-¿Cree que aún tiene algo que demostrar? 

-Claro. Quiero demostrar más, mucho más. Aquí en el Racing quiero marcar más goles, veinte, treinta...

-¿Se confiesa ambicioso? 

-Sí. En lo deportivo, soy muy ambicioso. Como un chaval cuando empieza a jugar.

-¿Sabe que Valencia está inmersa en plenas fiestas falleras? 

-Sí. Y estamos un poco tristes porque no podemos estar ahí. Nos hubiera gustado por la pequeña.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 9:33 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario