Jueves, 19 de marzo de 2009

Pedro Munitis no lo ve muy claro

Subía ayer Pedro Munitis las escaleras que conducen al vestuario en las instalaciones de La Albericia cuando le preguntaron cómo iba su rodilla. El jugador se giró y negó con la cabeza. 

La recuperación de su lesión de rodilla -rotura de la bursa de la pata de ganso, con un ligero desgarro en el tendón- no marcha al ritmo que el desearía, y es comprensible su impaciencia: sólo ha podido jugar dos de los últimos seis partidos, y todo apunta a que se perderá este próximo, frente al Valencia. Durante la sesión de entrenamiento de ayer, Munitis se dedicó a realizar carrera continua, apartado del resto de compañeros. 

Mala suerte 

La racha de mala suerte del delantero empezó cuando, por sanción, tuvo que ver desde la grada el encuentro del Bernabéu. Durante la semana posterior, mientras preparaba el siguiente compromiso, contra el Villarreal, sufrió una hiperextensión en la rodilla izquierda con distensión cápsulo-ligamentosa que puso en peligro su participación en el choque. Finalmente participó en él, aunque algo resentido. Siete días después, López Muñiz volvió a alinearle en su desplazamiento a Mallorca, donde tuvo que jugar infiltrado. 

Fue su último partido con el Racing, antes de sufrir la lesión que le tiene actualmente apartado del equipo. 

Munitis ha puesto todo de su parte para acelerar el proceso de rehabilitación, como ha hecho en casos anteriores -sus problemas con el dedo del pie y los de la mano- y la semana pasada optó por desplazarse hasta Sevilla, con el visto bueno y el permiso del Racing, para obtener otra evaluación de su dolencia. Desgraciadamente, esa visita al especialista no ha surtido el efecto deseado. 

Una alineación difícil 

La ausencia de Munitis y las bajas de Tchité y Marcano, a las que se suma la de Zigic por cuestiones de contrato, obligará al técnico del Racing a componer un once a base de rebuscar en la plantilla. La base del equipo debe ser por fuerza idéntica a la que aplastó al Numancia el domingo, y los cambios a realizar, previsiblemente, los que incluyan futbolistas más experimentados. En caso de que Moratón pueda estar listo, López Muñiz puede optar por una defensa con Oriol y Pinillos como laterales (derecho e izquierdo, respectivamente), y Garay y Moratón como centrales. Delante, Luccin y Lacen y, en las bandas, Valera y Serrano, para dejar los puestos más avanzados a Toni Moral y Pereira. 

En caso de no poder contar con Moratón, el técnico tiene la opción de arriesgar y colocar delante al delantero del filial Berrocal, con Pereira como extremo por la banda derecha y Valera en el puesto de lateral, mientras Oriol actúa como central.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 9:32 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario