Jueves, 12 de marzo de 2009

L?pez Mu?iz pide tensi?n... y da ejemplo

La importancia de los puntos en juego en el partido del domingo ante el Numancia no se le escapa a nadie que viva el día a día del conjunto racinguista.

La trayectoria del equipo en casa no es buena, no conoce la victoria desde el 23 de noviembre cuando se impuso, 3-0, al Espanyol. Después de pasar los enfrentamientos con los cuatro 'cocos' con un buen saldo, sumando cuatro puntos parece haberse olvidado de la forma de jugar.

Se dan muchas facilidades y no se hace gol y se acumulan seis partidos sin ganar. La derrota del domingo en Riazor parece haber coincidido con una llamada de atención por parte del técnico a la plantilla.

¿Algo falla?, parece haberse preguntado López Muñiz. El equipo no es el mismo. No hay presión al rival y se hacen concesiones defensivas. El técnico da muestras de haber llegado a esa conclusión y ayer en el entrenamiento era otro.

Cambio de estilo 

Su proceder fue diferente, la forma de dirigir al grupo ha pasado de un López Muñiz pausado y sin dar muestras de acaloramiento a otro bien distinto.

Ayer interrumpió en repetidas ocasiones el entrenamiento, explicó por activa y por pasiva a los jugadores lo que de ellos quería. Su colocación, la forma de sacar el balón, la intensidad en la presión y las entradas, sin olvidar la disposición táctica sobre el campo.

Todo ello aderezado con un López Muñiz más intenso para con los suyos, arengándoles con frases como: «eso toco y me muevo», «bien la defensa, bien, más rápido», o cuando se recuperaba un balón en la cobertura un: «todo el mundo fuera», para dejar a los delanteros en fuera de juego.

López Muñiz se mostró más activo y pidió a sus jugadores reciprocidad. Los que estaban en el grupo de trabajo así lo hicieron y el técnico correspondía dándoles algunos descansos para que se refrescasen y bebiesen agua.

La sesión en esta primera parte estuvo animada, una vez que concluyó el técnico pareció quedar satisfecho del comportamiento de sus jugadores.

Posteriormente acortó el campo, utilizó tan sólo la mitad, para jugar un partidillo con un planteamiento claro. Presión y desmarque, varios minutos con está consigna para saber si realmente en un espacio de menores dimensiones los jugadores habían cogido las directrices de lo que el técnico quiere.

Parece que el sentimiento del vestuario es claro, nadie puede quedarse dormido ni trabajar al 'ralentí'. La situación obliga a conseguir el máximo rendimiento por parte de todos y de una vez conseguir una victoria delante de su afición después de más de tres meses de sequía. El mensaje de la plantilla es claro, hay que salir de esta situación para volver a mostrar las mayores posibilidades de un equipo que atraviesa una clara carencia de efectividad.

Tres lesionados 

La enfermería del equipo cántabro cuenta en la actualidad con tres inquilinos. Cuando menos no están realizando el mismo trabajo del grupo y reciben atención médica para conseguir su recuperación.

El defensa Iván Marcano sufre una contusión fuerte en el escafoides de su tobillo con fuerte edema óseo. Se le han efectuado resonancia magnética para descartar otro tipo de dolencia de mayor gravedad y todo se ha quedado en la contusión en el escafoides. Su presencia en el equipo ante el Numancia depende se su evolución.

Pedro Munitis sigue con su recuperación, pero no parece haber llegado a una recuperación que aconseje su incorporación al trabajo del grupo. El del Barrio Pesquero es muy poco probable que pueda jugar el domingo.

El que afronta una recuperación a más largo plazo es Tchite, sigue ejercitándose en el gimnasio. Su dolencia, rotura parcial del ligamento lateral interno de la rodilla izquierda, le obliga.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:51 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario