Domingo, 01 de marzo de 2009

Tedioso empate entre c?ntabros y navarros

El técnico Juan Ramón López Muñiz tuvo que presentar una alineación de circunstancias ante la visita del Osasuna debido a las bajas de los habituales titulares Garay y Zigic por sanción y Pedro Munitis y Tchité por lesión, ausencias que afectaban a todas las líneas, principalmente al ataque, donde el pequeño Pereira suplía al gigante serbio.

Por contra, José Antonio Camacho sacó el mismo equipo que presentó la pasada semana frente al Numancia y desde el pitido inicial se fue a por la victoria, volcando el juego hacia su banda derecha.

Aunque la primera ocasión fue del Osasuna en un remate de Plasil que atajó bien Toño, más clara aún fue la que tuvo el Racing en un saque de esquina que remató impecablemente de cabeza Marcano, para que Roberto se luciera con un prodigiosa mano sobre la línea de gol.

Menos acertado estuvo el meta de Osasuna un poco después, cuando el Racing combinó bien en la frontal de área, para que Toni Moral cediera a Serrano, quien en posición dudosa engatilló un duro derechazo a las mallas.

El Osasuna quedó tocado y el Racing pudo aumentar su ventaja cuando Pereira recibió dentro del área, cayó, se levantó y de nuevo se fue al césped, quizá derribado por un defensa, acción por la que se reclamó penalti, que no concedió Iturralde González.

El dominio del Racing era claro y el Osasuna se defendía con algún titubeo, con el contragolpe como único recurso, pero los cántabros se replegaban bien cuando perdían la posesión.

Sin embargo, con el tiempo ya cumplido, el Osasuna empató en una jugada en la que el juez de línea se equivocó al conceder al equipo navarro un fuera de banda pese a que el balón había golpeado en Juanfran. En el consiguiente saque de banda el Racing se durmió y Pandiani remató de cabeza, sólo ante Toño, que nada pudo hacer para evitar el gol.

Tras el descanso el juego se equilibró y Muñiz no tardó en mover el banquillo sentando a Sepsi y Colsa para dar entrada a Luccin y Edu Bedia respectivamente. Los cambios dieron otro aire al equipo pero no paliaron su falta de pegada.

Edu Bedia primero y Lacen después estuvieron a punto de marcar, pero en ambos casos les falló la puntería. Y así, con exceso de centrocampismo y poco espectáculo, fueron pasando los minutos sin que ni uno ni otro equipo dieran la sensación de poder cambiar el signo del partido.

Al final Juan Ramón López Muñiz recibió una sonora pita al hacer un cambio en el tiempo añadido, con lo que dejaba patente que estaba satisfecho con el empate.

Fuente: As


Publicado por Castro2 @ 21:56 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario