Domingo, 01 de marzo de 2009

18 de mayo de 2008

Si existe para el Racing algo parecido al 'partido del siglo', ése fue el que disputó el 18 de mayo del año pasado en El Sardinero contra el Osasuna. Ese día permanece escrito con letras de oro en la historia del Racing, pues consiguió clasificarse para disputar la Copa de la UEFA, mientras que su rival acertó a conservar la categoría. 

Paradójicamente, en un momento tan decisivo como ése, la atención de jugadores, técnicos y público no estaba centrada exclusivamente en lo que sucedía sobre el césped de los Campos de Sport. Las radios sintonizaban el choque que en el Ono Estadi protagonizaban Mallorca y Zaragoza, donde también estaban en juego un puesto europeo y un descenso. 

Racing y Osasuna llevaban la mano en esa partida, de modo que todas las combinaciones para la adjudicación de plazas en la competición continental y el reparto de salvavidas para Primera División dependían de lo que ocurriese en Santander. Tras un resultado de 1-0, ambos conquistaron sus respectivos objetivos, de forma que en un partido calificado como de alto riesgo, el único peligro cierto fue el de que algún seguidor de cualquiera de los dos conjuntos terminara asfixiado por los abrazos. 

Circunstancias difíciles 

Hoy vuelven a encontrarse estos dos rivales, aunque en circunstancias muy diferentes. En una clasificación muy apretada, el Osasuna se mantiene a duras penas sobre la línea del descenso, mientras el Racing no puede permitirse despistes si no quiere sufrir más de lo necesario para alcanzar la meta de la permanencia. 

Estos dos equipos parecen empeñados en rodear de un aura de trascendencia sus choques. Sin necesidad de echar la vista muy atrás aparecen cruces decisivos, como el Racing-Osasuna de hace cuatro temporadas, cuando, con Nando Yosu, 'el Brujo de Munguía', en el banquillo, el conjunto santanderino salvó la categoría (al final, ganó 2-1 el Racing, pero pasó 80 minutos en Segunda). Salvó, en este caso la cabeza, el técnico Miguel Ángel Portugal hace dos campañas, con una victoria en el Reyno de Navarra, la primera que obtenía tras hacerse cargo del equipo. Al actual míster, Juan Ramón López Muñiz, también le trajo suerte el Osasuna-Racing, con el primer triunfo de la temporada y el inicio de su mejor racha, que contribuyeron a asentarle en el cargo.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 11:43 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario