Martes, 13 de enero de 2009

Con el esp?ritu de Mestalla

Mestalla marcó un antes y un después en la trayectoria del Racing esta temporada. Aquel 1 de noviembre fue balsámico para un proyecto que mostraba síntomas de una fatal enfermedad y que había tocado fondo un par de días antes en Murcia dentro de la Copa del Rey. Los verdiblancos no tenían fútbol ni gol ni nada bueno que ofrecer al aficionado. Sin embargo aquel día se soltó la coleta, los jugadores se libraron de unos lastres que les tenían maniatados, levantaron la cabeza, perdieron la timidez, comenzaron a jugar a fútbol y ganaron 2-4 de una manera brillante. Repetir semejante exhibición se antoja complicado y tremendamente ambicioso, pero sólo marcándose metas altas se puede uno librar de la mediocridad que significa quedar eliminado en octavos de final de la Copa del Rey.

Al Racing le vale hoy con repetir tres de los últimos cinco resultados que ha cosechado en Mestalla para seguir avanzando en una competición que tantas alegrías le generó la temporada pasada. Con el empate a uno que firmó en el curso 2005-06 forzaría la prórroga porque es el resultado con el que concluyeron los primeros noventa minutos de la eliminatoria disputados en El Sardinero. Aquel día el Valencia se fue vivo y con un botín mucho mayor del que mereció, pero es lo que suele suceder cuando el rival es uno de los grandes del fútbol español.

El 1-1 de la ida obliga al Racing a ir de cara esta tarde. No se puede esconder porque está forzado marcar para pasar de ronda y lo peor es que la situación de la plantilla impide a Muñiz contar con dos de sus hombres más peligrosos de cara a gol. Zigic deberá ver el partido por televisión por el contrato de cesión que le impide jugar contra el club que posee sus derechos. El otro delantero que tendrá que ver los toros desde la barrera es Tchité, que aún no se ha recuperado de su lesión en el gemelo. Está inédito en el 2009 y no podrá volver al campo que le permitió salir del túnel en el que se vio sumido tras estar medio año sin marcar. En Mestalla firmó un ‘hat trick’ que dio inicio a una racha que ha quedado atrás y que no podrá recuperar esta tarde por culpa de su molesta lesión.

Visto el panorama, Muñiz repetirá la delantera de hace una semana con Pereira y Toni Moral como hombres más adelantados. Lo cierto es que lo más factible es que los jugadores que estén sobre el terreno de juego sean prácticamente los mismos que en el partido de ida. Es seguro que Pinillos estará en el lateral derecho, que el doble pivote lo formarán Lacen y Colsa y que las bandas las ocuparán Munitis y Serrano. La incógnita puede llegar a la hora de ocupar el puesto del lesionado Garay. El entrenador puede apostar por tocar la zaga lo menos posible e introducir a Oriol o devolver a Marcano al puesto de central para colocar a Sepsi en el lateral zurdo.

Pero si hay un equipo con problemas en cuanto a la nómina de bajas es el Valencia. Éstas se han cebado, sobre todo, con la retaguardia, ya que Emery no podrá contar con Albiol, Alexis, Miguel y Moretti. El entrenador ché deberá improvisar y conformar una retaguardia inédita, lo que debería ser un factor positivo para el ataque racinguista, que tendrá que emplearse al máximo para no quedarse sin la ilusión copera.

Porque el fútbol vive de ilusiones y no de meras supervivencias y de ver pasar las temporadas en la mitad de la clasificación. El año pasado se descubrió que esa ilusión la puede brindar la Copa del Rey. Hasta entonces, el racinguismo miraba para otro lado cuando había que afrontar una competición considerada menor. Sin embargo, el torneo del K.O. introdujo sensaciones desconocidas hasta entonces y las recuperó hace siete días. Muñiz pudo vivirlo en primera persona y vio que es necesario darlo todo en Mestalla.

Fuente: Marca


Publicado por Castro2 @ 21:40 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario