Mi?rcoles, 15 de octubre de 2008

'Me encantar?a jugar en banda derecha'

Pedro Munitis ya es uno más dentro de la plantilla del Racing. Ha vuelto para coger su capa y volver a ser el más guerrero en los entrenamientos. No se le esperaba tan pronto. Cayó lesionado el 20 de septiembre, en la víspera de la esperada visita del Real Madrid a El Sardinero y los médicos predijeron que tendría que estar seis semanas en el dique seco. Tres después ya está dando guerra. Como siempre, los galenos se equivocaron con el del Pesquero. «No tengo ningún pacto con el diablo, sino con los médicos», puntualiza en seguida para que nadie se lleve a equívocos. Nadie le regala nada. El siguiente objetivo es volver a la competición cuanto antes. Si es el domingo mejor que el jueves en Holanda y, según sus propias palabras, si es en un extremo del ataque mejor que por el centro.

«Me encantaría jugar en banda y si es en la derecha mejor». Es el propio Munitis quien se vende como interior diestro, un puesto que está un tanto cojo por la inoperancia de Gonçalves y por las características propias de Valera, un gran lateral que pierde gas más allá de la línea de medios. «Yo estoy muy a gusto jugando por ahí y considero que puedo darle más al equipo en esa posición», subraya el ariete cántabro, que en su dilatada carrera se ha visto obligado a encarar la portería rival por los cuatro flancos existentes. 

El del barrio Pesquero se encuentra a gusto por la derecha, atacando a pierna cambiada, porque por allí puede «salir al medio y acabar la jugada». Muñiz ya le ha probado en esa posición. Fue en la segunda parte del encuentro de ida ante el Honka Espoo y es cierto que el 10 de los verdiblancos dispuso de un buen número de ocasiones, aunque careció de la fortuna necesaria para enredar la pelota entre las redes. 

Fue un par de días después de cuando cayó lesionado en un entrenamiento sobre el césped de El Sardinero. «Me asusté mucho. A la prueba que me hicieron después fui asustado de verdad, pensando que tenía algo gordo por la forma en la que se produjo todo, ya que tenía toda la pinta de haberme roto el ligamente y, por suerte, al final no fue para tanto», recuerda Munitis. «No sé si fue el césped -continúa- pero lo cierto es que nunca me había pasado algo parecido; nunca me había lesionado yo solo y quizá sí que fue culpa del piso»

Fuente: Alerta


Publicado por Castro2 @ 22:39 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario