Lunes, 06 de octubre de 2008

El Celta de Vigo pasa por encima del Racing B

El Racing B no fue ayer rival para el filial del Celta en el fortín vigués de Barreiro. La portentosa actuación del interior izquierdo catalán Ferrán Tacón fue suficiente para que los locales se anotaran la victoria más cómoda de lo que va de temporada. Los jugadores del filial santanderino se mostraron como un equipo inocente en defensa y en los 90 minutos prácticamente no crearon ninguna situación de peligro en el área rival.

El inicio del partido no hacía presagiar el paseo que finalmente se daría el Celta B. Los visitantes querían hacerse con la posesión del balón y en el minuto 2, Uri, de forma tímida, probaba al portero Yoel desde fuera del área. Acto seguido Ferrán comenzaba su particular exhibición con una internada por banda izquierda y su pase atrás a punto estuvo de ser introducido por la defensa visitante en propia puerta.

El Racing B se veía desbordado por las bandas y así llegaba el primer gol. En el minuto 16 jugada por el costado derecho de Chupe y en el punto de penalti Ferrán, de disparo raso, batía a Mario Fernández. Sin tiempo para reaccionar, en el minuto 27, volvía a aparecer Ferrán para sacar una falta al segundo palo que, sin oposición, cabeceaba Jordi. Los de Alejandro Menéndez dejaban encarrilado el duelo.

Oportunidad

La oportunidad para que los visitantes volviesen a entrar en el partido estuvo en la cabeza de Osmar, en el minuto 31, pero su remate se fue alto. Un acercamiento al que, de manera inmediata, respondió el Celta B a la contra, con protagonismo para Dani Gaíl que perdonaba con todo a su favor. 

En el descanso José Luis San Miguel trató de revitalizar a su equipo con la entrada de Picón por el lateral Gonzalo. Una decisión que no surtió efecto ante la exhibición que iba a desarrollar Ferrán.

En el minuto 56, el interior izquierdo local asistió con un centro medido a Oriol para que el punta hiciese el tercer gol. El partido quedaba cerrado con un Celta B crecido por su contundencia ante el marco rival. Ferrán seguía desbordando por velocidad y de redondear su actuación se encargaría en el ecuador de la segunda parte. El Racing perdía un balón en medio campo y la arrancada de Ferrán le permitió plantarse delante de Mario Fernández para sellar su particular doblete.

De ahí al final, el partido fue un mero trámite. Ferrán buscó el hat-trick y dispuso de alguna buena ocasión para lograrlo. En los visitantes el bagaje ofensivo quedó limitado a un disparo colocado de Uri al que respondió de forma portentosa Yoel. El derbi de filiales tuvo claro color celeste y el Racing B comprobó porque Barreiro es uno de los campos más complicados de la categoría.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 19:26 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario