Domingo, 05 de octubre de 2008

El Racing conquista el Reyno y Osasuna sigue sin ganar

El Racing de Santander pescó una inmerecida victoria del Reyno de Navarra. Un gol de Valera en el tiempo de descuento de la segunda parte acabó por derrumbar la muralla del equipo menos goleado de la Liga BBVA.

Antes, en la primera parte, los de Ziganda vieron cómo Rubinos Pérez expulsaba a Plasil en virtud de una nueva norma, por la cual, el jugador que intercepte un balón con la mano en una barrera deberá ser expulsado con roja directa y al encontrarse dentro del área fue castigado con penalti. Ricardo le adivinó la intención a Garay y mantuvo el empate a cero.

El partido comenzó con un contínuo despropósito por parte de ambos equipos. Osasuna se hizo con el balón a partir del primer cuarto de hora y parecía cuestión de tiempo que el Racing sucumbiera ante las contínuas subidas de Azpilicueta y Juanfran por la banda derecha y en menor medida de Plasil por la izquierda. De hecho, en un centro de Plasil, Osasuna tuvo su mejor ocasión del partido, al estrellar Flaño el balón en el travesaño.

Faltas y más faltas
Con sólo diez minutos transcurridos, Óscar Serrano pudo haber sido expulsado por agredir a Juanfran y después encararse con él sin ningún motivo lógico. El racinguista se libró de la expulsión, pero no hubo que esperar mucho hasta que viera la amarilla por derribar al extremo valenciano. De hecho, en sólo diez minutos, Serrano, Marcano y Garay vieron cartulinas y es que la dureza de la zaga cántabra parecía ser la única manera de frenar el ataque navarro.

Con dominio rojillo se llegó hasta la jugada que marcaría el resto del encuentro. Un derribo de Miguel Flaño sobre Pereira al borde del área fue señalada correctamente por Rubinos Pérez y el lanzamiento de la misma hizo que el checo Plasil tocara el balón con la mano, señalándose así el penalti y expulsión.

En aplicación de la nueva norma, cualquier jugador que, estando en la barrera, toque el balón con la mano deberá ser expulsado directamente. Con esta nueva medida, Plasil se convierte así en el primer damnificado de esta medida que tantas polémicas suscita.

El penalti lo tiró muy mal Garay y Ricardo pudo despejarlo, manteniendo así el cerrojo osasunista que le convierte en el equipo menos goleado de la Liga BBVA. El defensa argentino ha fallado dos penas máximas esta temporada y es que su fichaje por el Real Madrid no parece haber beneficiado a su juego.

Suerte y Valera
Un Masoud en plan estelar regateaba un defensor tras otro, volviendo loca a la defensa racinguista (y al centro del campo). Sus innumerables jugadas durante toda la segunda parte parecían que acabarían por darle la victoria al conjunto local, pero nunca se culminaron con éxito.

Por parte del conjunto de Muñiz era Pereira, su mejor hombre, el que más peligro creaba a Flaño y Roversio, pero sin conseguir inquietar a Ricardo en exceso. El centro del campo cántabro seguía dando 'leña' a los navarros, pero a Rubinos se le habían acabado las tarjetas y hubo que esperar hasta el minuto 40' para que Toño viera la cartulina después de una pequeña tangana originada por un golpe de Navas sobre Nekounam en el área visitante que el árbitro no vio o no quiso ver.

Con todo esto, parecía que el partido iba a acabar en empate, quizá lo más justo, pero entonces llegó un balón aéreo y un remate de Valera de cabeza que se coló por el palo izquierdo de Ricardo. Al final, los tres puntos viajan al Sardinero y Osasuna, que mereció como poco el empate, seguirá sin conocer lo que es ganar en la temporada 2008/2009.

Fuente: Marca


Publicado por Castro2 @ 21:50 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario