S?bado, 04 de octubre de 2008

Cansados, pero satisfechos

Contentos y cansados. Así regresaron los componentes de la expedición racinguista a Helsinki. El positivo resultado cosechado por el equipo, que le permitirá estar el próximo martes en uno de los bombos del sorteo de la liguilla de la UEFA que se celebrará en Nyon, y el buen ambiente vivido durante la estancia en la capital finlandesa fueron motivos lo suficientemente importantes como para que jugadores, técnicos, directivos y autoridades regresaran plenamente satisfechos.

Los aficionados verdiblancos, nada más abandonar el 'Finnair Stadium' (lo hicieron 15 minutos después de que terminara el encuentro) acudieron en masa a la zona del campo por la que iban saliendo en un goteo continuo los componentes de la plantilla racinguista. A gritos de «queremos 11 Pinillos, queremos 11 Pinillos», cuando salió el lateral riojano, o «Colsa, Colsa, Colsa campeón», cuando lo hizo el santanderino, los seguidores del conjunto cántabro fueron vitoreando a todos y cada uno de los hombres de López Muñiz que, en pie, junto al autobús, era un espectador de lujo del 'homenaje' que los seguidores estaban ofreciendo a sus hombres.

Después, distribuidos en diferentes autobuses, todo el mundo se dirigió al aeropuerto de Helsinki para tomar el vuelo de regreso a Santander. Allí, los jugadores, facturados sus equipajes y pasados los habituales controles de seguridad, se 'cansaron' de firmar autógrafos a los aficionados que, luciendo banderas españolas y de Cantabria y las inevitables bufandas, dieron un especial colorido a la espera.

Firmas

Pero no fueron los jugadores los únicos que tuvieron que firmar alguna camiseta. También lo hizo el presidente del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Revilla.

El primer mandatario regional, acompañado de su esposa y de su hija, conversó con los jugadores racinguistas y, sobre todo, con los seguidores con los que había presenciado el partido desde uno de los fondos del 'Finnair Stadium' de Helsinki.

Ya en los aviones, el ambiente fue bastante más relajado. Ni siquiera en el que viajaba el presidente regional hubo demasiado ambiente. Si en el viaje de ida a la capital finesa fue el propio Revilla el encargado a animar el «funeral», en el de regreso no ocurrió lo mismo. Ni siquiera cuando un grupo de aficionados, justo en el momento en que las azafatas servían la cena, la preguntaban donde estaban las anchoas de Cantabria. El mandatario regional no entró al 'trapo' y, como el resto del pasaje vivió un vuelo tranquilo, Y es que las horas previas habían sido muy intensas, antes, durante y después del partido, y las fuerzas, a esas horas de la madrugada ya estaban muy justas.

En Santander, con apenas una diferencia de 15 minutos entre un vuelo y otro (el primero en llegar fue el del equipo), todos los aficionados recogieron su equipaje y se marcharon, en pleno diluvio, a sus casas. Eso sí, lo hicieron pensando ya en el próximo desplazamiento europeo. Y es que ayer, el Racing se garantizó, por lo menos, un par de viajes más a algún lugar de Europa. ¿El destino? Habrá que esperar hasta el martes.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 21:01 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario