Viernes, 03 de octubre de 2008

Objetivo cumplido

El Racing jugará la liguilla de la UEFA tras sentenciar ayer el trámite de Helsinki ante el Honka Espoo. Quien más y quien menos esperaba que esto ocurriera, sobre todo aquellos que pudieron ver las escasísimas condiciones que los finlandeses mostraron en el partido de ida jugado en Santander. Pero, por si era necesario, el conjunto santanderino dejó sentenciada la eliminatoria nada más comenzar el partido. Lo tenía fácil y el tanto lo hizo todavía un poco más sencillo.

Y es que mejor no se le pudieron poner las cosas a los cántabros. Por si el resultado de la ida (1-0) y la abismal diferencia existente entre cántabros y finlandeses no fuera suficiente, Edu Bedia se encargó de despejar cualquier tipo de duda que los más aficionados más pesimista pudieran tener. Un disparo lejano de Pinillos acabó, tras rebotar en un defensa, en el larguero. El rechace cayó a pies de la última perla de la cantera verdiblanca, que con facilidad inauguró el marcador y puso la rúbrica a la eliminatoria. Si alguien tenía alguna duda, el gol la despejó al instante.

El gol colocó el partido en una situación ideal para el conjunto de López Muñiz, que cedió el balón a los nada virtuosos fineses que sólo podían apelar a la épica para tratar de mantenerse vivos en la UEFA. Bueno, a la épica y a la casta, porque aunque mal, lo cierto es que lo intentaron. Sin demasiado éxito, pero lo intentaron.

Todo controlado

El Racing, aunque cediera durante muchos minutos el balón a su rival, mantenía en cierta forma el control del partido. En el centro del campo, el 'trivote' diseñado por López Muñiz era un muro lo suficientemente contundente como para que los finlandeses tuvieran en él el final de prácticamente todas sus jugadas. Y aquellas que iba un poco más arriba terminaban a pies de cualquiera de los defensas del conjunto santanderino o de Toño, que también tuvo que intervenir en un par de ocasiones para evitar que el Honka recortada una diferencia que, pese a todo, parecía insalvable para un equipo claramente inferior al cántabro.

Arriba, con todos los espacios del mundo, sobre todo, como en la ida, por la banda izquierda, el Racing creó alguna otra ocasión que, sin duda, hubieran sido la puntilla final de haber tenido los verdiblancos algo más de acierto. En este capítulo, mención especial merece el pequeño atacante Jonathan Pereira, que dispuso de un par de oportunidades de esas que desea todo delantero. Pero no estuvo fino el jugador que pasará a la historia como el autor del primer gol europeo del conjunto racinguista.

Mal juego

En cualquier caso, ni el Racing ni el Honka estaban jugando un buen partido. Quizá tuviera algo que ver el hecho de jugar sobre césped artificial, aunque lo que más influyó para que esto fuera así es que el conjunto cántabro tenía el pase virtualmente asegurado y los de Espoo, la eliminación igual de segura.

Tras el descanso,inasequibles al desaliento, los jugadores del Honka salieron a por todas. En la primera jugada a punto estuvieron de marcar en una acción protagonizada por su estrella, Weckstrom, que acababa de saltar al terreno de juego. Los finlandeses presionaban más arriba y el Racing se veía obligado a hacer series de toques en su defensa tan interminables como aburridas.

Sin temores

Sin embargo, poco o nada tenía que temer el equipo de López Muñiz ante la inocencia de su rival. Y es que sólo había que ver lo que ocurría cuando los cántabros despertaban de su anodino juego y miraba con una intención algo más ofensiva hacia la portería rival.

En cualquier caso, el partido era de esos aburridos, en los que un equipo, en este caso el cántabro, se aprovecha de su evidente superioridad para imponerse a su rival, y otro, el finés, que no puede hacer nada más que poner casta al asunto, porque es eso, coraje, lo único que tiene.

En cualquier caso, poco importaba que el partido fuera malo, pésimo por ser más exactos. Tampoco importaba que el Racing no estuviera haciendo el mejor partido de su vida. Lo realmente importante era que el conjunto santanderino había conseguido lo que allá por el mes de mayo se había propuesto: Meterse en la liguilla de la Copa de la UEFA.

El equipo cántabro seguirá ampliando su corto historial europeo ya que estará el próximo martes en uno de los bombos del sorteo de la UEFA que tendrá lugar en Nyon después de haber alcanzado el objetivo.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 15:26 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario