Viernes, 12 de septiembre de 2008

Evitar ser cabeza de turco

El escritor norteamericano Samuel Langhorne Clemens decía que ‘prefería el paraíso por el clima y el infierno por la compañía’. El Racing se mide al Barcelona en una atmósfera de crispación para los culés, que contrasta con la balsa de aceite en la que viajan los cántabros. La división en torno a su presidente, Joan Laporta, magnifica cualquier acontecimiento. Lo único que podía barrer ese desencanto debajo de la alfombra son los éxitos deportivos, pero el traspiés en Los Pajaritos y la derrota en Polonia durante la vuelta de la ‘champions’, ha provocado que se baraje hasta la posibilidad de que aparezcan los primeros pañuelos blancos en el feudo blaugrana. 

A lo largo de la semana, los futbolistas verdiblancos han mostrado su temor a encontrarse frente a un equipo herido en su orgullo. La expresión ‘pagar los platos rotos’ ha estado omnipresente en todas las ruedas de prensa previas al choque. Quizás por aquello de ir de ‘tapados’, todos han querido enseñar la botella medio vacía. 

Y es que los montañeses llegan al Camp Nou cargados de moral tras el empate frente al Sevilla y sin apuros en la clasificación por tratarse de la segunda jornada liguera. Si se repitiera la fortaleza defensiva mostrada en El Sardinero, podrían aflorar los nervios en ‘Can Barça’ con el paso de los minutos y sacar algo de provecho en uno de los estadios más difíciles de Europa. 

Una empresa harto complicada si se tiene en cuenta las estadísticas de las visitas del Racing al Camp Nou. Hace once años que no puntúan en territorio culé y diecisiete que no arrancan una victoria. No obstante, pese al elenco de estrellas, hay un debate abierto en tierras catalanas sobre el estado de forma de Eto`o y Henry, así como las dificultades para desarticular el entremado defensivo rival. Mimbres no le faltan al bueno de Guardiola, de modo que los racinguistas cruzarán los dedos para que hoy no den con la tecla.

Pep Guardiola no ha podido contar con la mayoría de la plantilla durante estas dos semanas, como consecuencia de los compromisos con las selecciones. El uruguayo Martín Cáceres no aterrizará en el aeropuerto de El Prat hasta hoy, por lo que es baja. También es posible que el técnico blaugrana decida dar descanso a Leo Messi, quien ha tenido una carga excesiva de partidos y viajes con la albiceleste. Por contra, Muñiz dispone de la plantilla al completo, con la excepción del lesionado Luis Fernández. El asturiano ha escondido sus cartas a lo largo de la semana y podría variar su dibujo táctico, dando entrada a un medio, por un atacante.

Fuente: Alerta


Publicado por Castro2 @ 23:40 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario