Mi?rcoles, 10 de septiembre de 2008

Luccin se exprime a pesar de cumplir con el Ramad?n

El rendimiento, las ganas y el sacrificio que está demostrando Luccin desde que llegó a Santander está sorprendiendo a más de uno. Hasta el punto de que el centrocampista francés se está entrenando estos días en La Albericia en unas condiciones que muy pocos conocían: este mes cumple con el Ramadán, una costumbre moral que mantiene al jugador en ayuno durante las horas de sol y que sigue a rajatabla desde que se convirtió a la religión musulmana hace años. Pero eso no será impedimento alguno para intentar ganarse un puesto en el once del Camp Nou.

La noticia, que muy pocos conocían (ver intrahistoria de la página siguiente), no ha preocupado en exceso a los técnicos y médicos, pero sí que le tendrán más vigilado a partir de ahora para que no sufra ninguna deshidratación, ni para que su rendimiento repercuta negativamente en el equipo. Luccin alargará más de lo normal el Ramadán (del 2 de septiembre al 1 de octubre normalmente) ya que en las jornadas que tenga partido comerá como el resto y luego cumplirá con el ayuno otro día. Por las noches ingerirá alimentos tres veces (al anochecer, antes de acostarse y de madrugada). Sobre todo, hidratos de carbono, proteínas y pocas grasas. Al menos, el club respira aliviado porque Tchité y Lacen, los otros dos que también están próximos a la religión musulmana, no siguen el Ramadán.

Apunta al once. Aun así, Muñiz no variará los planes que tenía para Luccin. Sin ir más lejos, ayer el galo se machacó por la mañana durante dos horas e incluso visitó el gimnasio. Por la tarde, volvió a ejercitarse con el equipo en un partidillo en el que se exprimió de nuevo con la misma intensidad que los demás. Para el técnico, el mediocentro entra en uno de los dos sistemas tácticos que baraja para Barcelona. Con un 4-1-4-1 él será el pivote.
El centrocampista se refrescó ayer pero no bebió ni una gota

Entre ejercicio y ejercicio todos los jugadores beben agua, menos Luccin. El Ramadán se lo prohibe. Aprovecha esos minutos para estirar o corregir algunas posiciones tácticas. Sin embargo, y cuando ya no soporta más el calor, Luccin se acerca hasta el cubo de refrescos, se echa agua, se enjuaga y la escupe.

Fuente:As


Publicado por Castro2 @ 18:04 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario