Lunes, 01 de septiembre de 2008

Juanjo calla a El Arrebato

Regresó a Santander dispuesto a demostrar que tiene un hueco en el Racing. Convencido de que puede ser el 'nueve' del equipo (luce ese dorsal en su espalda). Consciente de que el año que pasó cedido en el Sevilla Atlético, en Segunda División, le ha servido para madurar como futbolista. Se llama Juanjo Expósito. Un delantero curtido en las secciones inferiores del club. Y un futbolista que está llamado a dar tardes de gloria al Racing. Un minuto tardó tan sólo el canterano en marcar y en demostrar que todo el trabajo que realizó la temporada pasada tuvo ayer su primera recompensa. Juanjo fue el encargado de que el himno que El Arrebato compuso para el Sevilla y que entonaban los cerca de cien seguidores del cuadro andaluz presentes en Santander dejara de sonar y de que El Sardinero, en silencio tras el gol de Luis Fabiano, estallara de júbilo y llevara en volandas a un equipo que estuvo muy cerca de dar la vuelta al marcador .

El punto sumado ayer ante el Sevilla en el debut de Juan Ramón López Muñiz dejó un buen sabor de boca en la afición cántabra. Al menos, la hinchada así lo demostró con los aplausos con los que despidió al equipo al término del encuentro. No fue un buen partido. Ni bonito, ni atractivo, con una primera parte para olvidar y una segunda mucho más entretenida para el espectador. Pero vista la entidad del rival -el Sevilla llegaba a Santander después de arrasar a algunos de los mejores equipos del continente durante la pretemporada- y comprobadas las carencias que todavía tiene el conjunto cántabro, el empate debe darse por bueno. 

Y más después de cómo se desarrolló. Garay tuvo la ocasión de adelantar al Racing en el marcador al filo del descanso, pero su lanzamiento desde los once metros (Squillaci cometió un absurdo penalti sobre Lacen) fue detenido por Palop. El Sevilla, que se dio cuenta tras el descanso de que andando no se gana en ningún sitio, metió una marcha más en la segunda parte y se encontró con la recompensa del gol en una jugada a balón parado. 

Fue el momento de jugársela. López Muñiz demostró que es un técnico inteligente, arriesgó dando entrada a Juanjo en lugar de un desdibujado y enfadado Jorge López, situó a Pereira en la banda y tanto uno como otro le respondieron a la perfección. El segundo, con un extraordinario servicio, y el primero, con su sensacional gol al estilo de Carlos Alonso 'Santillana'.

El partido dejó sensaciones encontradas. Sirvió para demostrar que Toño sigue en un estado de lucidez extraordinario. Intervino poco, pero lo hizo de forma decisiva. Primero en un centro chut de Kanouté que se fue envenenando hasta que casi se cuela por la escuadra. Y segundo con un remate de cabeza, a bocajarro de Prieto, que se encontró con el cuerpo de Toño sobre la línea de gol. 

El equipo estuvo bien del centro del campo hacia atrás. Serio en la defensa -salvo alguna que otra carrera a lo loco de Cristian Fernández- y con mucho trabajo, apoyado en un trotón incansable como es Lacen y con un futbolista experto y veterano como Gonzalo Colsa. 

Pero sin embargo, faltó calidad para llegar con criterio a la portería rival. Pereira dejó una grata impresión, Serrano y Munitis no parecen estar en su mejor forma física. Y Jorge López estuvo muy desdibujado y el público la despidió con aplausos y algunos pitos. 

El equipo recordó en muchas facetas al de Marcelino García Toral y demostró que está bien trabajado, sobre todo en la faceta defensiva. Líneas muy juntas, fuerte presión en la línea medular y en la salida del balón del rival, y verticalidad cuando se recupera el esférico. Pero también puso de manifiesto que le cuesta mucho crear juego para sorprender al rival y que jugando con dos delanteros tan pequeños como Munitis y Pereira es muy complicado. 

Pero también es obvio que se trata tan solo del primer partido de liga y de que el mercado de fichajes no se cierra hasta esta noche a las 24.00 horas.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:02 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario