S?bado, 30 de agosto de 2008

El Sardinero abre el tel?n

‘Nadie que confía en sí, envidia la virtud del otro’. Esta frase de Cicerón podría servir como lema del Racing durante las últimas temporadas. El racinguismo alberga dudas sobre una plantilla desconpensada que afronta la temporada más ilusionante de su historia. La marcha de Duscher, la llegada de un técnico novel como Muñiz, las carencias en los laterales y las bandas, la incertidumbre en la llegada de los refuerzos a última hora, la exigencia de un calendario lleno de compromisos... provovan un sentir de moderado escepticismo, superado a tenor de la acogida que ha tenido la campaña de abonados. 

Como decía Voltaire, ‘la casualidad no es más que una causa ignorada de un efecto desconocido’. Y es que el Racing se ha ganado a pulso el beneficio de la duda, merced a sus dos últimas temporadas. Un equipo sustentado sobre las premisas del trabajo, la humildad y la ambición, se ha retocado a base de apuestas con fecha de caducidad, leáse Pereira o Sepsi, y la confianza en jugadores desconocidos como Lacen o Ze Antonio.

Francisco Pernía se ha afanado en mantener el bloque del año pasado. El préstamo de Ezequiel Garay o la posición de fuerza respecto a la salida de Jorge López al Zaragoza así lo demuestran. A excepción de la salida de Duscher al Sevilla, provocada por la presión del futbolista, Muñiz podrá alinear a nueve jugadores del ‘once ideal’ de Marcelino durante la pasada campaña.

El técnico asturiano dejó fuera de la convocatoria a cuatro defensas (César Navas, Luis Fernández, Ze Antonio y Moratón) e Ísmodes. Llamando la atención que el zaguero madrileño se haya caído de la lista, de modo que podría ser el central elegido para abandonar el equipo.

Toño se ha recuperado a tiempo y en principio será titular. La duda en la retaguardia aparece en el compañero de Garay en el eje de la defensa y el lateral que ocupe el flanco izquierdo. Pinillos es un fijo en la derecha, de modo que Marcano, Oriol, Sepsy y Cristian, lucharán por un puesto.

En la medular, parece que es donde hay menos dudas, y estará formada por la columna vertebral de la ‘era Marcelino’, con Lacen y Colsa en el doble pivote. En la delantera, parece que Muñiz apostará por la sociedad Tchité-Munitis, dejando a Pereira como revulsivo, aunque la extraordinaria pretemporada del vigués le podría hacer cambiar de opinión a última hora. En cuanto al Sevilla, los hisplenses llegan a Santander con la única baja de Renato y con la mente puesta en el título de Liga.

Fuente: Alerta


Publicado por Castro2 @ 22:49 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario