Viernes, 22 de agosto de 2008

El Racing se encomienda a la Patrona

Fiel a su cita de todos los años, el Racing realizó ayer, jueves, su tradicional ofrenda floral a la Virgen Bien Aparecida. 

Minutos antes de las dos de la tarde, la expedición verdiblanca, formada por la primera plantilla, el cuerpo técnico y encabezada por el presidente de la entidad, Francisco Pernía, llegó al Santuario de Marrón (Ampuero) para honrar a la Patrona de Cantabria después del entrenamiento desarrollado en las instalaciones de La Albericia.

Tras realizar la habitual foto de familia en los jardines exteriores de la iglesia, y bajo los acordes del himno oficial racinguista, Francisco Pernía; el entrenador, Juan Ramón López Muñiz; y el capitán, Pedro Munitis, depositaron a los pies del altar un gran centro floral. 

El padre superior de los trinitarios, Antonio Arteche, les dio la bienvenida, agradeció profundamente la presencia de los racinguistas en el templo, «como todos los años», y recordó la última presencia del equipo «para a agradecer la clasificación de la UEFA».

El trinitario agradeció además las camisetas que le regaló el presidente para los presos del Centro Penitenciario del Dueso, del que es su capellán. A partir de ahí y encabezados por Pernía, Muñiz y Munitis, los racinguistas accedieron al camarín de la Virgen para besar su medalla.

Permanencia

Una vez fuera del templo, y con muchos menos medios de comunicación que en la pasada primavera, el presidente del club, aseguró haber pedido a la 'Bien Aparecida' «salud para toda la familia racinguista, para los cántabros y para todo el mundo». Eso, señaló, «es lo más importante». 

A preguntas de éste periódico, Pernía contestó que «si el año pasado dije que teníamos el mejor equipo, este nuevo año se ha perfeccionado». Esperamos, señaló, volver a hacerlo bien pero siempre con los pies en el suelo. Intentaremos estar atentos en la Liga porque, habitualmente, los equipos que consiguen clasificarse para la Copa de la UEFA sufren, el año siguiente, dificultades. 

Por eso, enfatizó, «nuestro primer objetivo es la permanencia». 

Por su parte, el capitán del equipo, Pedro Munitis, que fue de lejos, el jugador más solicitado por los aficionados que acudieron al lugar, señaló que «es para nosotros un orgullo venir a honrar a la Patrona de Cantabria y esperemos que nos dé fuerza para esta nueva temporada, en la que no escatimaremos esfuerzo y que afrontamos con mucha ilusión».

Tras las firmas de los correspondientes autógrafos y las consiguientes fotos con las varias decenas de aficionados que acudieron a dar ánimos al equipo, los 

verdiblancos embarcaron de nuevo en el autobus y se trasladaron hasta Hoznayo. Allí, en el Adelma, disfrutaron de una comida de hermandad.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:40 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario