Jueves, 08 de mayo de 2008

'El que tenga miedo que se vaya a casa'

Con el semblante muy serio, Marcelino compareció ante los medios tras perder un partido que había sido considerado por todos, durante la semana, como el más importante de la historia del Racing. El 0-3 ante el Sevilla es «muy difícil de explicar» comenzó el técnico asturiano. «A un equipo grande sólo se le puede ganar no cometiendo errores y aprovechando las oportunidades, y nosotros no lo hemos hecho», dijo el técnico asturiano.

La clave del partido, según el entrenador, estuvo en el penalti fallado por Duscher al comienzo de la primera parte y el «doble error» de la defensa en el primer gol del Sevilla. «Luego todo se nos hizo cuesta arriba», continuó Marcelino, «hicimos una jugada a la contra que no entró y en la segunda parte no acertamos a empatar».

El técnico se lamentó de que los dos primeros goles llegasen a balón parado. «Son dos clones, cometemos el mismo error en ambos», señaló. «Los dos goles son evitables, sobre todo el segundo, pero ellos son muy altos y tienen muy buenos lanzadores», matizó el técnico, que en todo momento elogió el «enorme esfuerzo» de los jugadores del Racing.

«El fútbol es meterla»

El último gol del Sevilla le sirvió a Marcelino para «definir» el partido: «Tiran, pega en uno y entra de rebote. El fútbol es meterla, y ellos no desaprovecharon sus ocasiones», explicó. «Hemos tenido errores graves, pero el equipo ha trabajado mucho y es una pena irnos a casa con las manos vacías», incidió.

Marcelino también quiso suavizar el pesimismo del entorno racinguista tras las victorias de Mallorca y Deportivo, que los colocan a sólo tres puntos del equipo cántabro. «El que tenga miedo que se vaya a casa», advirtió. «No hay que tener miedo a nada. Estamos en puestos de UEFA, sacamos tres puntos a los siguientes y sólo quedan dos partidos, ¿de qué tenemos miedo? ¿Qué pensaríamos entonces si estuviésemos jugándonos el descenso», remarcó, y añadió que el equipo «no tiene dudas» y «lo ha demostrado» sobre el terreno de juego porque «peleó a muerte hasta el final».

Sobre la suplencia de Munitis, Marcelino apeló a las rotaciones y a los descansos obligados para los jugadores, y avisó de que en Bilbao «habrá más cambios».

Para el entrenador del Sevilla, Manolo Jiménez, la clave estuvo en el centro del campo. «Se lo robamos y así evitamos que el Racing utilizase su mejor arma, el contragolpe». El técnico hispalense se mostró «muy satisfecho» con sus jugadores, quienes hicieron un «buen partido» a pesar de que el campo estaba «impracticable» debido a la lluvia.

Fuente: El Diario Montañés
Publicado por Castro2 @ 19:24 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario