Martes, 08 de abril de 2008

'S?, jugaremos la UEFA; ahora estoy convencido'

¿Estará un poco de bajón después de la derrota del pasado domingo?

Hombre, un poco sí. Fue un mal partido que salió mal desde el inicio. El primer minuto ya nos condicionó pero la clave estuvo en el final del primer tiempo. En una jugada pasamos de ocasión clara para el 2-2 a un 1-3 que nos mermó muchísimo el rendimiento para la segunda parte.
¿Enciende alguna luz de alarma esta derrota?

Que va. Alarma, no. Es un toque de atención para todos. Veníamos de jugar a un gran nivel, con grandes resultados y, de repente, nos encontramos con un partido en el que todo sale al revés. Ahora tenemos que saber en qué nos hemos equivocado.
¿No se habrá equivocado usted al haber asustado tanto a la gente con la dificultad que suponía el sistema defensivo del Deportivo?

No creo. Tal vez lo que pasó es que los jugadores creyeron que me estaba pasando. Como saben que siempre busco las dificultades del rival, probablemente pensaron: "Ya está el míster poniéndose en el lado pesimista..." No sé. Nos salió todo mal y a ellos bien. A veces pasan esas cosas.
Se esperaba problemas para atacar su 5-4-1, pero no sé si le sorprendió las dificultades que padeció el Racing en defensa...

Es verdad que el rival nos hizo gol haciendo muy poquito, tuvimos errores grandes en los goles, ellos los supieron aprovechar con un 100% de acierto y eso nos generó más ansiedad. Pero no es que se perdiera por la defensa, tampoco en ataque resolvimos los problemas, no utilizamos el contraataque que hubiera sido vital.
Y el fervor del racinguismo, que el domingo salió defraudado, ¿tiene miedo que se apague?

A ver..., el domingo se volvió a llenar el campo y eso es muy bueno para nosotros, pero la verdad es que fue el día que los jugadores más necesitaron de su afición y, a lo mejor, faltó ahí un puntito. Pero, hombre, cierto es que nosotros, desde el minuto uno no hicimos más que enfriarles. Transmitimos muy poco, pero ha sido sólo un día y esta plantilla lleva toda la temporada haciendo grandes cosas y nos quedan cuatro partidos en los que vamos a necesitar a la gente. Vale la pena el esfuerzo de los jugadores, del cuerpo técnico y, por supuesto, de la afición. Si se ven arropados por su gente, cuando las cosas vengan mal dadas será más fácil superar los momentos.
En la primera sesión tras el día de descanso suele analizar el partido anterior en el vestuario. Ese día es hoy. ¿Habrá bronca?

No se trata de echar broncas, se trata, sobre todo, de encontrar por qué te has equivocado. Si tenemos claro eso todos, ellos, los jugadores, y nosotros, el cuerpo técnico, será más fácil no fallar en el próximo partido.
Que será frente al Valencia. ¿Más fácil de preparar ese choque que el del Deportivo?

Cuando supimos que no nos clasificábamos para la final de Copa y ellos sí, pensamos que era el mejor momento para ir a Mestalla. Que podrían estar distraídos con el gran objetivo. Como podría habernos pasado a nosotros. Pero los últimos resultados del Valencia no me han gustado nada, prefería que hubieran sumado cuatro o cinco puntos. Estarían más tranquilos. Ahora, sin embargo, se juegan muchísimo en este partido, tanto como el no meterse en problemas para conservar la categoría. Y eso son palabras mayores. Tendrán ansiedad, pero también mucha atención en el partido.
¿Se espera que reserve Koeman jugadores?

No lo sé. No lo tengo claro, ahora mismo es algo que no me preocupa.
¿Y usted, después de lo del Depor, va a hacer cambios?

El sistema y la forma de juego la tenemos clara. Ahora bien, hay futbolistas que ya nos han demostrado que pueden jugar en este equipo y, tras analizar lo ocurrido, habrá que ver la evolución de la semana y, si hace falta, tomar decisiones.
¿Cuantas veces se ha acordad de Ezequiel Garay y de Jordi Felpeto?

Siempre tienes menos opciones, pero son circunstancias que se dan y hay que asumirlas. No vale la pena mirar atrás por importantes que sean para nosotros en el equipo.
Mójese por una vez ¿Se va a clasificar este Racing para jugar en Europa?

Sí. Vamos a ver, creo que s estamos bien. Tenemos una buena situación en la tabla, nos quedan cuatro partidos en casa y está todo el club muy comprometido con el objetivo. Así que yo, ahora mismo, estoy convencido..., pero que no va a ser nada fácil.
Estamos ahora mismo en su pueblo; el acento asturiano se le ha hecho más marcado y le brillan hasta los ojos. ¿Le costó mucho dejar esto y salir del Sporting de Gijón?

¡Jolín! Muchísimo. Soy hijo único, estamos muy unidos, mis padres han vivido toda la vida para mí y ellos, con mi mujer y mi hijo, son mis apoyos y yo el suyo. Ir a Huelva fue una decisión que tomé con la cabeza y no con el corazón. Pensé en mi profesión y salió bien.
Su madre me ha dicho, sin embargo, que el día que usted fichó por el Racing fue el día más feliz de su vida. ¿Juega eso a favor de las opciones de quedarse en Santander?

Juega a favor. Sí. Pero siempre que haya igualdad de condiciones..., o se aproxime a la igualdad. Lo difícil fue ir a Huelva. Habrá que poner todo en la balanza. ¿El corazón? El corazón me va a decir que si no estoy en Asturias, esté en Santander. Eso seguro. La mente, ya veremos que dice el próximo 20 de mayo.
¿El dinero será la clave?

No. Ya estamos bien pagados y, además, el presidente ya me ha dicho que van a hacer una apuesta fuerte.
¿Y los años?

Tampoco. El presi me aseguró que en eso no vamos a discutir ni un minuto. Si me quedo en el Racing será para más de un año. Eso seguro.
¿Y la posibilidad de ser, además de entrenador, mánager del equipo?

Yo creo que no puedo tomar decisiones por mi mismo. Lo ideal es formar un grupo de trabajo con una unión total, con mucho esfuerzo y credibilidad mutua y tomar decisiones entre todos. Mánager, como tal, no me veo, pero pienso que mi opinión debe ser valorada en ese grupo a la hora de tomar decisiones. Yo me puedo equivocar, y demasiado poder te puede llevar al egocentrismo y a cometer errores.
¿Su relación con Francisco Pernía se ha resentido tras no cerrar un acuerdo ya?

Que va. Yo le quiero mucho y creo que es recíproco. Es un presidente ideal. Jamás se metió en nada que no debiera. Incluso para entrar al vestuario en Bilbao, en Copa, la única vez que lo hizo, le tuve que invitar yo porque estaba esperando fuera para felicitarnos. Es imposible llevarnos mejor.
¿Es más cómodo un presidente que no sabe de fútbol?

(Se ríe). Esa suerte tengo..., pero, también le digo, nosotros siempre hemos asumido todas las decisiones del club haciéndolas nuestras. Creo que un club debe funcionar así.

Fuente: As
Publicado por Castro2 @ 19:05 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario