Domingo, 06 de abril de 2008

Un 'autob?s' con mucha gasolina

Los sistemas no son ni ofensivos, ni defensivos, ese calificativo se lo dan los jugadores con su actitud en el campo. Es la conclusión a la que se puede llegar tras ver al Deportivo de La Coruña en El Sardinero. Lotina llegaba a Santander con una casi obsoleta en los tiempos que corren, defensa de cinco hombres y tras ver un turismo publicitario en el centro del campo en los prolegómenos del partido, todos pensábamos que el autobús del equipo coruñés estacionaría al borde del área unos minutos después.
Sin embargo, no habían aparcado los jugadores del Racing en sus posiciones sobre el césped, cuando Xisco se revolvió entre dos defensas y a la media vuelta puso el 0-1 en el marcador.
A la nave de Marcelino le tocaba remar a contracorriente, mientras que los hombres de Lotina, con el viento a favor esperaban el contraataque perfecto. Mientras tanto, el delantero más peligroso del Racing era el israelí Dudu Aouate, quien con su inseguridad daba vida al timorato ataque verdiblanco.
Y los que a priori venían a Cantabria a encerrarse, marcaron el segundo tanto por medio de Coloccini, como no, tras un contragolpe y aprovechando un fallo de marcaje de la zaga montañesa.
Al Racing no le quedaba otra que dominar el encuentro y hacer caso de las palabras del técnico asturiano que apelaban a la paciencia, pero era difícil pasar por la maraña defensiva preparada por los gallegos.
La ilusión volvió a la grada cuando Jorge López brindó a la parroquia uno de sus deslumbrantes destellos de calidad en el lanzamiento de un libre directo que cegó a Aouate que no tuvo más remedio que hacer la estatua.
El público se animaba y soñaba con la remontada a la heroica, pero el autocar del Deportivo tiene más repriss que el coche de Fernando Alonso, aunque esta temporada, eso no tiene mucho mérito. El caso es que de nuevo tras un robo de balón, y en apenas tres toques, Xisco se plantó de nuevo ante Toño y tiró por tierra las esperanzas de los locales.
Tras el descanso, el juego fue un ‘quiero y no puedo’ para el Racing. Los cántabros dominaban y el cómodo Deportivo de La Coruña se dejaba embotellar en su área.
Colsa tuvo una clara ocasión de gol tras un centro de Jorge López que el de Ramales peinó, pero Dudu tocó lo justo para enviar a corner.
Los verdiblancos se estrellaban una y otra vez, esta vez sí, en el autobús del Deportivo, que encontró acomodo en la frontal del área de Dudu Aouate para defender el 1-3.
El peligro del Racing llegaba en jugadas a balón parado. Así fue como Smolarek remató un centro de corner, pero un defensa deportivista sacó el balón de debajo del larguero.
De ahí hasta el final, el partido fue muriendo poco a poco hasta el pitido final del colegiado en una jornada aciaga para el Racing.

Fuente: El Diario Montañés
Publicado por Castro2 @ 21:48 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario