Lunes, 10 de marzo de 2008

'Est? claro que ya no es casualidad el juego del equipo'

A Marcelino le cae bien el traje de hombre prudente y comedido. Después del partido volvió a vestirlo para celebrar de la forma más suave otra victoria y un nuevo hito en la historia del Racing. Incluso se atrevió a 'festejar' la permanencia que, a pesar de lo que diga, hace mucho que dejó de ser punto de destino para el equipo.

«No sé si éste es el mejor momento de la temporada. Sí que estamos en un buen momento, pero en el fútbol lo más importantes el presente y el futuro inmediato. A partir de mañana este partido es historia. Es verdad que el equipo está bien, con un nivel alto de juego, buen nivel físico y también de confianza, y aunado todo hace de él un equipo tremendamente complicado para los rivales».

Al menos, reconoció que se siente satisfecho. Se consuma que vamos a estar una temporada más en Primera. Siempre dije que ése era el objetivo. Además, creo que el equipo sigue a un buen nivel. Cuatro partidos con la portería a cero, nos encontramos en quinto lugar igual es algo histórico. A falta de once jornadas estar en posición de Champions creo que es muy bonito».

Sin hacer cuentas

Pero Marcelino es enemigo de hacer cábalas, o al menos así lo asegura. «La meta está en entrenar todas las semanas lo mejor posible para encarar el próximo partido con el único ánimo de ganar. En el momento en que hagamos cuentas igual en vez de sumar, restamos, y en vez de multiplicar, dividimos. Por si acaso, debemos confiar únicamente en nosotros. Está claro que ya no es casualidad el juego del equipo, pero llegamos al último cuarto de competición y todo se complica más. Hay grandes equipos lejos de sus objetivos u obligaciones y lucharán por ello. No sé si seremos capaces de mantener esa llama viva hasta el final, creemos que sí. Somos un equipo solvente y a ver si seguimos por este camino. El calendario no es fácil, pero tampoco excesivamente complicado. Aquí, en casa, hemos demostrado que somos un equipo poderoso, y si seguimos así, a ver hasta dónde llegamos».

Así como Marcelino no quiso entrar a valorar la actuación del árbitro, su homólogo bético, Francisco Chaparro, sí lo hizo. Las claves del triunfo local residieron, en su opinión, en la precipitación con que decidió que el piscinazo de Edu no fue penalti y que Melli mereció roja directa. «La toma de decisiones debe ser de otra manera, no tan rápido», dijo.

Fuente: El Diario Montañés
Publicado por Castro2 @ 18:29 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario