Mi?rcoles, 05 de marzo de 2008

Un hueso duro de roer

El célebre general chino Sun Tzu en el tercer capítulo de su libro ‘El arte de la guerra’ inmortalizó: «Si conoces a los demás y te conoces a tí mismo, ni en cien batallas correrás peligro». Uno de los éxitos del combinado racinguista ha sido hacerse fuerte ante los equipo de la parte media-baja de la tabla. De esta forma las victorias adquieren un mayor valor en su lucha por alcanzar los puestos europeos. Los encuentros más complicados en la Liga de las estrellas tienen lugar entre equipos de la misma condición. A excepción de unos pocos. la mayoría actúa como los pilotos de motociclismo y se encuentran mucho más cómodos yendo al rebufo. Disfrutan cuando no tienen que llevar la iniciativa y pueden aprovecharse de los errores del contrario.



El Racing se ha hecho muy fuerte atrás. Apenas recibe goles y eso garantiza muchos puntos al final de la temporada. Además, el compromiso alcanzado entre los jugadores permite afrontar los embites ligueros con la mejor predisposición y actitud posible para pescar algo en cada choque. De hecho, el combinado verdiblanco es el tercer equipo, junto al Villarreal y Mallorca, que menos veces ha dejado de sumar algún punto. Tan sólo el Barcelona y el Real Madrid presentan cuatro y cinco derrotas respectívamente. Habitualmente, los equipos modestos logran dar la campanada ante rivales de entidad, pero luego se desvanecen ante los contrincantes de ‘su liga’. Los hombres de Marcelino han claudicado ante los cuatro equipos que ocupan actualmente las plazas que dan derecho a jugar la Copa de Europa el año que viene (Barceona, Real Madrid, Villarreal y Atlético de Madrid). Empató ante el Espanyol (quinto clasificado) y perdió frente a su más inmediato perseguidor en la actualidad, el Sevilla.

A partir de ahí, Almería, Valencia, Getafe, Mallorca, Valladolid, Osasuna, Athletic de Bilbao y Deportivo de la Coruña, han hincado la rodilla frente a los cántabros. A excepción del tropiezo en la Nueva Condomina frente al Murcia, se obtuvo un valioso punto a domicilio ante el Betis, Zaragoza o Recreativo de Huelva. Asimismo, el empate logrado en el Ciudad de Valencia ante el Levante, dadas las condiciones físiscas de la plantilla y los últimos coletazos de un colista que se resite a ser un comparsa, puede darse por bueno. Todos estos puntos foráneos se agradecen al final de temporada. Con esta exposición no se menosprecia el carácter batallador del equipo ante los gallitos de la categoría, puesto que ha sido capaz de arrancar un punto al todopoderoso Barcelona y firmar tablas en el Madrigal contra el Villarreal. Además, las derrotas ante el Real Madrid o Sevilla, se produjeron lejos de los Campos de Sport. El Racing tiene otra mentalidad esta temporada. Lejos de ofrecer agradables sorpresas ante los grandes del fútbol español las cuales conseguían esporádicos titulares de reconocimiento a nivel nacional. Ahora se han dejado atrás los consuelos de un club humilde para subir un escalafón. Y es que los aficionados se han acostumbrado a ver ganar a su equipo con asiduidad. Los racinguistas se codean con la elite, sueñan con Europa y aspiran a un título. Todo esto gracias a las victorias ante los equipos de ‘su liga’.

Fuente: Alerta
Publicado por Castro2 @ 22:30 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario