Lunes, 03 de marzo de 2008

Un ?nico grito Racing

Eran las cinco menos cuarto y ya se escuchaba 'La Fuente de Cacho' en las gradas del Nuevo Zorrilla. No tenía nada de extraño. Había más de 2.000 aficionados del Racing en las gradas del campo vallisoletano, una verdadera 'marea verdiblanca', algo que esta temporada, sobre todo en las últimas jornadas, parece estar poniéndose de moda.

Y es que, el racinguismo va de fiesta en fiesta. Hace algunas semanas fue en Bilbao, o más bien al regresar de la capital vizcaína. Después, en Getafe, donde, aunque el resultado no fue todo lo bueno que cabría esperar, sí hubo una verdadera demostración de lo que es apoyar a un equipo por parte de los aficionados cántabros. Y ayer, esta fiesta se trasladó a Valladolid.

Primero fue en las calles del centro de la ciudad. En toda la zona que rodea la Plaza Mayor. En cualquier calle, en cualquier bar, los colores verdiblancos eran los dominantes.

Los aficionados del Racing, como mandan los cánones en estos casos, acudieron a la cita futbolística con la suficiente antelación como para poder disfrutar de la gastronomía y de los caldos de una ciudad que puede presumir de ambas cosas.

Sin problemas

Y lo hicieron dentro de la más absoluta cordialidad, sin que se produjeran enfrentamientos siempre rechazables, sin generar problemas, sin entorpecer el disfrute de una soleada mañana de domingo a unos vallisoletanos que, miraran hacia donde miraran, siempre veían algún estrambótico gorro verde y blanco, o alguna bandera de Cantabria o del Racing. Por una vez, fueron los racinguistas los que en su particular tren playero devolvieron la visita que verano tras verano hacen los vallisoletanos a las playas cántabras.

Ahí, en el centro de Valladolid, muchos aficionados pudieron conversar durante unos instantes con algunos de los directivos de la entidad santanderina que, con su presidente Francisco Pernía al frente, aprovecharon también la ocasión para darse un 'baño' de racinguismo.

De ahí, del centro de la ciudad, la 'marea verdiblanca' se trasladó al Nuevo Zorrilla. Eran 23 autobuses y numerosísimos vehículos privados los que llevaban a los aficionados del conjunto santanderino hasta el estadio, en donde, una vez más, los seguidores del racing dieron una demostración de cómo animar a su equipo. Y eso que durante buena parte del encuentro tuvieron más motivos para dormir que para animar. Pero no lo hicieron, y fueron un constante apoyo para un equipo que, al final, les premió con una victoria. Y como no podía de ser de otra manera, el triunfo sobre el terreno propició que el oficioso himno de 'La Fuente de Cacho' retumbara entre las gradas del Nuevo Zorrilla.

Con el partido ya como un mero recuerdo, ya sólo restaba emprender el camino hacia casa. En este caso, y a diferencia de lo ocurrido hace apenas cuatro días, cuando volvieron de Getafe con el amargo sabor que siempre deja una derrota, los racinguistas pudieron regresar con una sonrisa entre los labios... y con tiempo de hacer una última parada en alguno de los pueblos que hay en el camino para continuar celebrando una victoria que, más que nunca, es compartida. Si el equipo la consiguió en las gradas, los aficionados, por goleada, se llevaron los tres puntos del campo del Valladolid.

Fuente: El Diario Montañés

Publicado por Castro2 @ 18:02 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario