Mi?rcoles, 27 de febrero de 2008

La Fuente de Cacho ampara al Racing


Directivos, técnicos y jugadores se reunieron en torno al emblemático símbolo verdiblanco, convertido en referencia obligada cuando se habla de racinguismo Muchos de los componentes del equipo tuvieron la oportunidad de conocerla

La Fuente de Cacho ampara al Racing
Los jugadores del Racing, junto a la santanderina Fuente de Cacho.

Escondida en medio de El Sardinero. Inadvertida a las miradas de los turistas y de los propios habitantes de Santander. Pequeña. Coqueta. La Fuente de Cacho, la de la canción, está, como el Racing, el equipo la ha elegido como bandera, viviendo su particular momento de gloria.

El actual epicentro del racinguismo radica en esta pequeña y casi oculta fuente. En cualquier cosa que se haga, desde la presentación de una campaña publicitaria, hasta una improvisada reunión de aficionados, de una u otra manera aparece la Fuente de Cacho. Y como si de rendir un emotivo homenaje se tratara, buena parte de la plantilla del equipo verdiblanco se reunió en torno a ella, quizá, también, buscando en este escondido monumento un aliado para la batalla que se presenta en las semifinales de la Copa del Rey.

Quizá algunos de los componentes de la plantilla santanderina que dirige Marcelino García Toral, quizá el propio entrenador, esperara encontrarse una fuente más imponente, un monumento de verdad importante. Pero no. la Fuente de Cacho es mucho más modesta, como lo es el propio Racing. Es una fuente que poco tiene que ver con las de Cibeles o Neptuno, en Madrid, o la de Canaletas, en plena Rambla barcelonesa. La de Cacho es una fuente más, casi como cualquiera otra de las muchas que existen en prácticamente todos los pueblos de Cantabria. La única diferencia es que ahora, en torno a ella se dado cita el racinguismo.

Amplia representación

Y en representación de ese racinguismo, el club quiso reunirse junto a la Fuente de Cacho. Con el presidente, Francisco Pernía, a la cabeza, el Racing se dio cita en la emblemática fuente de El Sardinero.

Allí acudieron desde el técnico, Marcelino García Toral, acompañado por todo su equipo técnico, hasta el último de los componentes de la plantilla verdiblanca. Pinillos, el capitán; Tchité y Smolarek, los fichajes estrella; Serrano, Toño y Oriol, algunos de los más veteranos en la plantilla; y Sarmiento o Iván Bolado, algunas de las jóvenes promesas, no faltaron a la cita. Allí estuvieron. En torno a la Fuente de Cacho. El centro neurálgico de un racinguismo que, por una vez en su vida, tiene motivos para soñar.

Fuente: Web del Diario Montañes
Publicado por Castrenyo @ 2:28 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario