Martes, 26 de febrero de 2008

La Copa, un torneo maldito para el Racing

Pase lo que pase, el Racing ha hecho ya historia en la Copa del Rey. No es que haya ganado un título, al menos, aún no, ni siquiera que haya llegado a una final. Simplemente, ha mejorado todos sus registros desde que en el año 1924 debutara en esta competición.

Durante todos estos años, el equipo santanderino, bajo las diferentes denominaciones que ha tenido la actual Copa del Rey, ha tenido un paso sin pena ni gloria por el torneo. Eliminaciones en las primeras rondas contra equipos sensiblemente inferiores o choques imposibles contra los grandes clubes del fútbol español en eliminatorias más avanzadas. Siempre pasaba algo para que los cántabros se tuvieran conformar, en el mejor de los casos, con llegar a los cuartos de final, mejor clasificación del Racing en la Copa hasta este año, en la que ya por lo menos ha conseguido plantarse en las semifinales.

Debut poco esperanzador

El debut del conjunto santanderino en el torneo copero se produjo en el año 1924, once después de su fundación. La primera eliminatoria, contra el Sporting, fue un fiasco para los cántabros que perdieron en Gijón por 7-2 y en su campo por 2-3. Era un avance de lo que iba a ocurrir durante tantos y tanto años, en los que el equipo santanderino siempre veía truncadas sus ilusiones a las primeras de cambio.

Tuvieron que pasar muchos años para que el Racing asomara su cabeza en alguna eliminatoria más próxima a la final. En 1939, el equipo santanderino llegó a los cuartos de final, ronda en la que fue apeado por el Alavés, que se impuso en los dos partidos. Al año siguiente, también en la misma ronda, el verdugo fue el Real Madrid, que también se llevó los dos enfrentamientos.

En el inicio de la década de los 50, el Racing se volvió a instalar en los cuartos de final de la entonces Copa del Generalísimo. Valencia, Real Sociedad, Barcelona y Real Madrid se encargaron de mandar a los santanderinos a casa.

A partir de ese momento, salvo la excepción de 1979, cuando cayó con el Sevilla en cuartos, el Racing pasó por un verdadero desierto en la Copa -y en buena medida también en la Liga-. Las eliminaciones a las primeras de cambio eran una constante en el conjunto santanderino, que no era capaz de romper su maleficio en un torneo que a otros muchos equipos les había servido para, aunque sólo fuera por una vez, vivir su momento de gloria.

Ya en la década de los 90, el Racing volvió a alternar algunas presencias en los cuartos de final con eliminaciones casi vergonzosas ante equipos muy inferiores.

Ahora, 95 años después de su fundación, el Racing está en disposición de jugar su primera final de Copa. Sólo le queda un paso por dar: Eliminar al Getafe.

Fuente: El Diario Montañés
Publicado por Castro2 @ 18:06 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario