Jueves, 21 de febrero de 2008

El d?a en que regres? Pedro Munitis


La vuelta de Pedro Munitis se produjo en una mañana gris y lluviosa en las que el jugador puso de manifiesto, una vez más, sus ganas de volver a la normalidad después de su lesión.

Todo el grupo recibió con alegría la incorporación de su compañero, aunque en jornadas precedentes el del Barrio Pesquero había estado trabajando con todos pero a un ritmo más bajo y con precauciones.

Ayer, veinticuatro horas después de que le retiraran las agujas que fijaban la fractura, Munitis volvió a ser el de siempre, intenso y agresivo. Incluso recibía las indicaciones de los técnicos y de sus propios compañeros para que midiese sus entradas. Tiene en su mano izquierda una férula que le inmoviliza la muñeca y el antebrazo, pero el jugador entrenó con relativa normalidad en unos campos que acusaban la lluvia caída durante la noche. Aun así, y pese a la incomodidad que supone la inmovilización de su mano, Munitis realizó toda la sesión con sus compañeros y ya no utilizó el peto de las jornadas anteriores, que le distinguía del resto de los jugadores para evitar golpes.

Compartió acciones de táctica colectiva en la punta del ataque con Tchité, Sarmiento y Jonatan. Cuando llegaba la ocasión y las opciones de Munitis estaban de cara a la portería, el técnico Marcelino le gritaba: «Acaba tú Pedro, acaba tú».

La jornada continúo con otros ejercicios colectivos en un campo de reducidas dimensiones. El del Barrio Pesquero ayudó a trasladar las porterías al resto del grupo, si bien tan sólo con la mano derecha.

Otros compañeros, por precaución, finalizaron la sesión colectiva antes de tiempo y se dedicaron a realizar carrera continúa. Munitis, por su parte, apuró con el grupo hasta el final de la sesión. Sus evoluciones, en la parte final del entrenamiento, propiciaban que el optimismo fuese la nota dominante.

Si bien no conviene acelerar los plazos ya que una recaída puede ser peor. Hay que recordar que inicialmente la recuperación iba para cuatro meses, finalmente ha sido un mes y medio lo que el jugador ha estado inmovilizado.

La afición, pendiente

Aun así, y después de las buenas sensaciones que trasmitió el jugador en la jornada de ayer, habrá que esperar algunas fechas para conocer cuándo puede jugar el primer partido.

Munitis es un jugador deseado por los aficionados. Las miradas de todos los que se acercaron ayer a La Albericia se centraron en él. Cada movimiento, cada entrada o disputa de balón era el centro de la atención de los seguidores racinguistas que veían como el jugador no se resentía.

Los seguidores más osados hacían sus cábalas sobre el debut del jugador. Algunos, ante sus progresos, encendían su furor y entendían que el domingo ante el Almería podría entrar en la convocatoria. Los más razonables valoraban el esfuerzo del jugador, considerando esa fecha como prematura y si aventuraban el regreso para el jueves 28 en Getafe.

Molestias

De todas formas la procesión iba por dentro. Munitis metido en el fragor del entrenamiento o en caliente no dio muestras de sufrir molestias. Se empleó con total naturalidad y no hizo gestos de dolor en ningún momento.

Al final de la sesión, una vez en el gimnasio, el jugador si acusó el trabajo realizado y tuvo molestias en su mano. Esta situación puede considerase considerarse normal, y a medida que pasen los días de entrenamiento deberán ir remitiendo.

Ha tenido una inmovilización y una vez retiradas las agujas, el paciente más sufrido necesita un tiempo para adaptar su articulación a la nueva situación.

Ganas por regresar a la total normalidad no le faltan, físicamente está al nivel de los demás, durante su convalecencia ha estado trabajando en el gimnasio o haciendo carrera continúa, por lo que su vuelta al equipo queda pendiente de la evolución de la lesión si las agujas.

El día en que regresó Pedro Munitis

Munitis, tendido en el suelo, disputa una balón con Ezequiel Garay.


Fuente: Web del Diario Montañes

Publicado por Castrenyo @ 14:47 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario