Lunes, 18 de febrero de 2008

Merecido punto

Cuando alguien hace lo que puede, no está obligado más. Esta máxima se puede aplicar con total justicia al Racing, que ayer se vio las caras con un rival temible en unas condiciones que no eran, ni mucho menos, las más adecuadas. Sin embargo, el equipo de Marcelino, como otros muchas veces a lo largo de una brillante temporada, dio la cara, trabajó hasta la extenuación y no se guardó ni un ápice de energía para conseguir al final un empate valioso, tanto por lo que significa en la clasificación, como por ser una muestra clara que el conjunto santanderino está en el buen camino para volver a ser ese conjunto que ha asombrado a propios y a extraños durante toda la primera vuelta del campeonato de Liga y que está ya, además, en las semifinales de la Copa del Rey.

Por mucho que las bajas estén asolando la plantilla de Marcelino, por mucho que varios de los titulares habituales no estuvieran a disposición del técnico asturiano, el Racing no perdió la compostura. Y eso que ante sí tenía a un rival verdaderamente temible, no sólo por la calidad de sus futbolistas, incuestionable, sino por su juego fluido y por la velocidad que imprime a todas y cada una de sus acciones.

Sin embargo, el Racing, que había perdido un tanto sus señas de identidad durante los últimos partidos de Liga, recuperó todas y cada una de las virtudes que le han permitido colocarse, con solidez, en los puestos altos de la clasificación. Lo cántabros respondían con garra y, también, con velocidad, a cada acción similar que los hombres de Pellegrini se sacaban de la chistera de su calidad.

Como siempre

Los hombres de Marcelino estuvieron, como siempre, bien colocaditos sobre el terreno de juego y con una actitud envidiable para la mayor parte de los equipos de Primera. Sin embargo, bien por la entidad del rival, bien por defectos propios, ayer dio más facilidades de las habituales al conjunto castellonense, sobre todo en defensa. Pirés fue un verdadero estilete por la zona que le tocaba cubrir a Pinillos, que tuvo verdaderos problemas para frenar al francés. Y Nihat y Rossi trajeron en jaque a los dos centrales verdiblancos. En cualquier caso, el peligro creado por el 'submarino amarillo' se quedó en una mera sensación. No se tradujo, por fortuna para los cántabros, en un gol que podría haber significado la sentencia precipitada para un partido verdaderamente igualado.

El equipo santanderino se limitó, en lo que a las acciones ofensivas se refiere, a tratar de salir con rapidez desde su propio campo. Fruto de esta vocación, el equipo de Marcelino, por medio de Ayoze, dispuso de una clarísima oportunidad para ponerse por delante. Era un contragolpe en el que cuatro jugadores del Racing encararon a un único zaguero del Villarreal. Sin embargo, el canario no estuvo acertado y su disparo, quizá la peor opción de todas las que tenía, salió demasiado alto.

Cambio de guión

Pero, todo el equilibrio de la primera parte se transformó en un monólogo del Villarreal en la segunda. Incluso, se permitió el 'lujo' de fallar un penalti más que dudoso señalado por un pésimo Iturralde González. Sin embargo, cuando más apretaba el conjunto local, las ocasiones más claras cayeron del lado racinguista. Primero fue Pablo Álvarez el que se plantó solo ante Diego López. Apenas unos minutos después, Garay enviaba el balón al larguero en un remate de cabeza a bocajarro. El Racing había presentado sus credenciales ante uno de los conjuntos más poderosos del campeonato.

Pese a todo, pese a los dos avisos de los racinguistas, el actor principal del partido seguía siendo el conjunto de Villarreal. Las internadas por ambas bandas eran continuas. Las acciones de peligro se sucedían una tras otra. Pero la estrategia de acoso y derribo puesta en escena por los de Pellegrini no dio su fruto ante un más que bien ordenado Racing que ayer, en el campo quizá más complicado para ello, dio muestras de estar a un solo paso de volver a ser el que ha deslumbrado durante buena parte del campeonato. Ahora, con más tiempo por delante, los de Marcelino piensan ya en el próximo rival, el Almería, y, también, en las semifinales contra el Getafe.

Fuente: El Diario Montañés
Publicado por Castro2 @ 19:11 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario