Lunes, 11 de febrero de 2008

Nada que objetar

No hay peor s?ntoma en un partido de f?tbol que el portero local sea despedido con una gran ovaci?n al t?rmino del primer tiempo y el marcador refleje un empate a cero. Es el signo indicativo de que algo no ha funcionado. De que el equipo forastero ha tenido las mejores ocasiones y que los locales han dado por buena la igualdad que refleja el electr?nico. El problema radica en que todav?a quedan cuarenta y cinco minutos por delante y en el f?tbol, habitualmente, el equipo que crea las mejores y m?s claras ocasiones termina por llevarse los puntos puestos en juego.

La afici?n de El Sardinero despidi? con una tremenda ovaci?n a Coltorti al t?rmino de los primeros cuarenta y cinco minutos. El cancerbero suizo fue clave en las tres intervenciones que realiz? en los instantes finales de la primera parte y en las que se apoy? el equipo para mantener una igualada afortunada... hasta la segunda mitad. El Atl?tico, consciente de las limitaciones f?sicas del Racing, dio un paso adelante en la reanudaci?n y someti? a Coltorti a un aut?ntico fusilamiento hasta que Forl?n acert? y perfor? la porter?a santanderina. Nada pudo hacer la zaga c?ntabra para detener la velocidad, verticalidad y habilidad de Ag?ero, o el desborde, confianza y punter?a de Forl?n. Argentino y uruguayo se encargaron, con su calidad individual, de romper por todos los lados a la defensa c?ntabra y de llevarse para Madrid los tres puntos en juego.

Nada se puede objetar a la victoria del Atl?tico de Madrid en El Sardinero y nada se le puede decir a un Racing que se entreg? como tiene acostumbrada a la afici?n y que ?sta se lo agradeci? con la ovaci?n final, con los gritos de ?Marcelino, Marcelino, Marcelino? y con los sones de 'La fuente de Cacho' en los minutos finales del partido. Un diez para esta afici?n que sigue manteniendo el sue?o europeo.

La situaci?n en la tabla no var?a. El Racing mantiene la sexta plaza aunque ya tiene en el cogote al Sevilla y al Almer?a y por detr?s vienen apretando. Lo peor es la sensaci?n de cansancio que ofrece el equipo en las segundas partes, aunque la explicaci?n puede estar tambi?n en el escaso n?mero de jugadores que tiene el equipo por culpa de las lesiones.

Inicio prometedor

El partido tuvo un inicio prometedor y un final preocupante. El Racing, que no pudo contar finalmente con Tchit? y en el que Marcelino opt? por colocar a C?sar Navas junto a Garay en el centro de la defensa, tuvo el control del partido durante los primeros veinte minutos. Precisamente, el tiempo que tard? el Atl?tico en darse cuenta de que a Colsa y Duscher no se les puede dejar jugar con libertad. En ese tiempo, el Racing movi? bien el bal?n, lleg? por ambas bandas y busc? la velocidad y desmarques de Bolado y Smolarek, pero careci? de la pegada necesaria para inquietar a Abbiati. A?n as?, tuvo ocasiones para haber marcado, dos en las botas de Iv?n Bolado (un disparo lo cruz? demasiado y el otro se lo desv?o el cancerbero) y una en un lanzamiento de falta de Garay que medio campo cant? como gol.

El Atl?tico, que hab?a deambulado por el campo en esos veinte primeros minutos, fue tomando la medida al partido hasta el punto de acumular en los ?ltimos diez minutos tres clar?simas ocasiones en las botas de Forl?n y Pern?a, que desbarat? un sensacional Coltorti.

Un paso adelante

El descanso sirvi? para que el Atl?tico de Madrid se diera cuenta de las limitaciones c?ntabras. Los de Javier Aguirre dieron un paso hacia adelante y salieron a por el partido. Duscher y Colsa desaparecieron y Cleber Santana y Luis Garc?a aparecieron como muros infranqueables en el centro del campo. A partir de ah?, el Atl?tico lo hizo muy f?cil. Balones a Ag?ero y a Forl?n a la espera de su calidad para decidir un partido convertido ya en un mon?logo colchonero.

Al uruguayo le bast? con un mal despeje de Garay tras un jugada de Ag?ero y a una acci?n individual para lograr los dos goles. Eso s?, despu?s de someter a un constante bombardeo al internacional suizo.

Fuente: El Diario Monta??s
Publicado por Castro2 @ 18:11 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario