Viernes, 18 de enero de 2008

Marcelino, el hombre milagro

En un mundo como el del f?tbol, repleto de 'magos', 'sabios' y 'genios', resulta dif?cil encontrar un alias que a?n est? libre y que case con las virtudes que atesora el actual entrenador del Racing, Marcelino Garc?a Toral.

M?s que adjetivos, a Marcelino le avalan los n?meros, que son los que cimentan una carrera exitosa como t?cnico que en los ?ltimos a?os le ha convertido en uno de los mejores del pa?s.

La clave de su ?xito reside en su profundo conocimiento del f?tbol y de los propios jugadores, que le ayuda a extraer todo el potencial de cualquier plantilla. Fiel al 4-4-2 y a los onces bien ordenados y muy disciplinados, este preparador se caracteriza por estudiar a cada adversario y preparar los partidos hasta el m?nimo detalle.

Haber sido cocinero antes que fraile tambi?n le sirve de ayuda. En su d?a, el propio Pedro Munitis explic? que se nota mucho que en su d?a calz? botas: sabe c?mo piensa un futbolista, qu? siente, e incluso es capaz de adelantarse a sus pensamientos.

El caso de Marcelino llama m?s la atenci?n que los de otros colegas porque la 'materia prima' con la que le toca trabajar suele ser de inferior calidad. M?s que un descubridor de diamantes en bruto, el t?cnico asturiano es un alquimista.

Empez? a destacar al frente del Sporting de Gij?n en la temporada 2003/04. Lleg? a un equipo pr?cticamente desahuciado y sin grandes efectivos y consigui? llevarlo hasta el quinto puesto de la clasificaci?n final.

No pudo repetir la machada durante la siguiente campa?a, que cerr? de una forma digna, en un d?cimo puesto y otra vez con un grupo muy modesto de futbolistas.

Su trabajo no pas? inadvertido para el Recreativo de Huelva, otro segunda, pero ?ste con ambiciones. Lo fich? para el campeonato 2005/06 y le dio facilidades para que modelase un equipo a su gusto. El resultado, la primera plaza de la tabla, el trampol?n para la vuelta a la m?xima categor?a.

La revelaci?n

Al contrario que otros reci?n ascendidos, el Recreativo de Huelva no lleg? a Primera para que sus hombres pudieran hacerse una foto con Ra?l: con un presupuesto ajustado y la base del equipo que el a?o anterior se paseaba por los campos de Segunda, Marcelino se code? con los grandes. Termin? en octavo lugar, despu?s de pasar buena parte de la Liga en los puestos de competici?n europea.

Sobran los detalles acerca de sus logros en el Racing: su sexto puesto a media Liga y su clasificaci?n para cuartos de final de la Copa del Rey lo dicen todo. Y eso con una plantilla de la que nadie que no sea de la regi?n conoce dos nombres.

Entre los futbolistas, la cotizaci?n crece alimentada por los goles; entre los t?cnicos, por los n?meros que van retratando cada jornada de competici?n. No es de extra?ar entonces que Marcelino est? siendo seguido con inter?s por otros clubes de post?n, como el Sevilla, el Atl?tico o el Zaragoza, que ven en ?l la posibilidad de alcanzar sus objetivos.

El Racing lleva un tiempo detr?s de ?l tratando de cerrar su renovaci?n. Si esto sigue as?, y parece que s?, cada d?a resultar? un poco m?s caro, y siempre existe el peligro de alguien le camele a base de billetes. Adem?s, la declaraci?n de amor de la grada en El Sardinero el pasado mi?rcoles ya no admite otras alternativas.

La renovaci?n

Pero Marcelino dice que no tiene prisa. Reconoce que est? a gusto en Santander, trabajando cerca de casa y encantado con el reconocimiento que el p?blico tributa a su labor. Es l?gico y leg?timo que aspire a m?s. En Santander ya sabe lo que puede tener: una oferta econ?mica aceptable y toda la autonom?a para dise?ar un bloque de jugadores a su gusto, aunque siempre condicionado por las limitaciones de gasto que este a?o, sin ir m?s lejos, le han impedido confeccionarlo como deseaba.

Fuente: El Diario Monta??s
Publicado por Castro2 @ 16:15 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario