Lunes, 03 de abril de 2006

El Racing, en ca?da libre

Que el Racing pudiera perder en Riazor ante el Deportivo entraba dentro de lo previsible. La diferencia entre los presupuestos de ambos equipos as? lo indicaba. Pero que cayera como lo hizo ayer no entraba en los planes ni de los aficionados m?s pesimistas. Los hombres de Manolo Preciado, quiz? atenazados por la inminencia de los puestos de descenso y por el agobiante calendario que les espera, afrontaron el partido con una falta de tensi?n inusitada, como si lo que ocurriera sobre el c?sped del campo coru??s no fuera con ellos. Y vaya que si iba.

El Racing, en un nuevo partido malo, dej? pasar la oportunidad de obtener un resultado positivo que le permitiera mirar hacia el futuro con algo m?s de optimismo. Sin embargo, ahora, tras la derrota ante el D?por, las cosas son radicalmente diferentes. El descenso est? a s?lo dos puntos y el pr?ximo equipo en visitar El Sardinero es el intratable Barcelona, un conjunto ante el que cualquier cosa que sea no perder se antoja como una aut?ntica machada.

Salir a no perder

El Racing dio la impresi?n, al menos durante la primera parte, de haber afrontado el partido con la ?nica intenci?n de no salir derrotado, aunque el equipo de Caparr?s enseguida les despert? de su sue?o. No es que los gallegos exhibieran un f?tbol de alt?sima calidad, pero con apenas lo justo superaron con total comodidad a un Racing vulgar que ni era capaz de contener las acometidas de los gallegos, ni, por supuesto, aproximarse con peligro a la meta de Molina.

Los de Manolo Preciado confiaban todas sus opciones ofensivas a alguna salida r?pida al contragolpe o, como ?nica soluci?n que finalmente encontr?, a la posibilidad llegar al ?rea rival a trav?s de alguna jugada a bal?n parado. Y es que si los futbolistas situados en la zona de creaci?n tienen una contrastada capacidad para la destrucci?n del juego rival, tambi?n es evidente, y ayer hubo una nueva prueba de ello, que tienen unas enormes carencias cuando de mirar hacia la porter?a rival se trata.

El planteamiento no dio resultado a Preciado, que pudo ver desde la banda como su equipo no ten?a pr?cticamente posibilidad alguna de sorprender a la zaga deportivista y, por contra, s? como el D?por, jugando al 'tran tran', llegaba con peligro a las inmediaciones de Aouate.

Con esta situaci?n, que llegara el gol del D?por era cuesti?n de tiempo. Concretamente, 19 minutos, que fueron los que los gallegos necesitaron para ponerse por delante en el marcador gracias a que Capdevila fue m?s listo que los defensas racinguistas.

En ese mismo instante acab? el partido. El Deportivo sigui? a lo suyo y a nada que Diego Trist?n, silbado por los aficionados gallegos, hubiera estado un poco m?s generoso -tanto en esfuerzo como en las ocasiones de gol-, o que Sergio hubiera tenido el punto de mira un poco mejor colocado y el bal?n que envi? al poste hubiera ido un poco m?s a la derecha, la renta al descanso habr?a sido m?s amplia. Pero en eso tuvo suerte el Racing.

M?s ofensivo

Las cosas no le estaban gustando a Preciado, que tras el descanso coloc? sobre el campo un equipo m?s ofensivo. Pero ni por esas. Los jugadores verdiblancos mostraban la misma apat?a -quiz? el mismo nerviosismo- que en la primera parte, lo que imped?a cualquier atisbo de cambio en la tendencia del partido. Adem?s, por si a?n quedara alg?n resquicio de esperanza para los racinguistas, Iago se encarg? de que se desvaneciera con su gol, que lleg?, como no, gracias a un nuevo 'regalo' defensivo.

Por si el partido no estaba ya acabado, el segundo tanto deportivista se encarg? de sentenciarlo. Poco importaba ya lo que pudieran hacer los jugadores del Racing -m?s bien poco-, la suerte estaba echada y en esta ocasi?n los c?ntabros no hab?an hecho m?rito alguno para que la fortuna les hiciera un gui?o de ?ltima hora. Bueno s? se lo hizo. El D?por no marc? m?s goles, y eso que tuvo oportunidades.

La derrota deja a los hombres de Preciado un poquito m?s cerca del abismo, a un s?lo pasito de los puestos de descenso, aquellos que durante buena parte de la temporada se han visto lejos, bastante lejos en algunas ocasiones, y que ahora, en el momento m?s inoportuno, est?n ah?, m?s cerca que nunca de un equipo que, como su afici?n, est? vi?ndole las orejas al lobo a medida que avanzan los partidos. Y es que con lo que le espera al Racing en las pr?ximas jornadas, preocupaci?n es lo menos que pueden tener tanto jugadores y t?cnicos como, que remedio, la sufrida afici?n racinguista.

Fuente: El Diario Monta??s
Publicado por Castro2 @ 15:20 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario