Jueves, 21 de agosto de 2014

Debut ante una incógnita

Si el Juzgado de lo Mercantil número 7 de Madrid no decide paralizar hoy la competición de Segunda División en la vista que mantendrá ante representantes del Murcia y la LFP -opción que no hay que descartar-, el Racing debutará el próximo domingo en el estadio Montilivi ante el Girona, un rival que es una auténtica incógnita. El conjunto catalán evitó la pasada temporada el descenso a Segunda B en la última jornada después de haberse clasificado la anterior para el play off de ascenso a Primera. En un año pasó de rozar tocar la gloria a huir del drama en el último suspiro. Es lo que caracteriza a la categoría de plata, en la que la igualdad es tal que los objetivos cambian totalmente en función de una racha de resultados. Y si no que se lo digan al Eíbar, que el pasado año consiguió un inesperado ascenso a la máxima categoría del fútbol español por primera vez en su historia.

El entrenador Pablo Machín, que se hizo cargo del Girona en marzo de 2014 cuando estaba clasificado en el último puesto, hizo una gran recta final y logró llevarlo a la permanencia después de sumar 21 puntos de 39 posibles. El triunfo ante el Deportivo de La Coruña en la última jornada certificó el milagro, lo que le valió a Machín para renovar su vinculación con el club catalán por dos años más. Por eso, el objetivo para la presente campaña es no pasar los apuros del último ejercicio y volver a ilusionar a la afición, para lo cual ha reforzado todas sus líneas con ocho fichajes, aunque no descarta más incorporaciones antes del cierre del mercado.

Entre las nuevas caras destacan las del joven lateral francés Florian Lejeune, formado en la cantera del Villarreal; el centrocampista Cristian Gómez, cedido por el Espanyol; el interior zurdo Aday, que regresa al fútbol catalán tras su frustrado paso por el Tenerife; y los delanteros Jaime Mata y Fran Sandaza, procedentes del Lleida y el Lugo. Nombres que se sumarán a un bloque en el que continúan baluartes como Isaac Becerra, Jandro, David García, Richy, Gerard Bordás, Ramalho, Eloi Amagat y Felipe Sanchón.

Una plantilla equilibrada, pese a los obligados ajustes económicos, que debería permitir al Girona afrontar la campaña con ciertas garantías de permanencia, aunque el campeonato de Segunda, duro, exigente y largo, no permite ningún tipo de relajación ni confianza.

En manos de Pablo Machín

Pablo Machín es un joven entrenador, de 39 años, que se dio a conocer al gran público en las filas del Numancia, al que dirigió durante dos temporadas (2011-12 y 2012-13) después de haber ejercido como segundo entrenador en el mismo banquillo soriano junto a Gonzalo Arconada, Sergo Kresic y Juan Carlos Unzué. El técnico volverá a apostar por el sistema 5-3-2 que tan buen resultado le dio en la recta final de la pasada campaña, intentando recuperar una solidez defensiva que acompañe a la calidad y el gol que llevan en sus botas Jandro, Gerard Bordás, Mata, Sanchón y Sandaza. Así, el Racing tendrá que tener mucho cuidado el domingo en Montilivi (21.00 h - 13TV) con la vanguardia del conjunto rojiblanco.

El Girona afronta el inicio liguero cargado de moral y confianza después de haber firmado una pretemporada inmaculada, con cinco victorias en otros cinco encuentros: 2-1 ante el Espanyol, de Primera; 1-0 frente al Llagostera, recién ascendido a Segunda; 3-1 contra el Valencia Mestalla, de Segunda B; y los contundentes 4-1 y 6-2 que le endosó al Palamós y al Peralada, respectivamente, ambos de la Tercera División catalana.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 20:17 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario