Lunes, 07 de abril de 2014

Javi Soria, el ejecutor

Javi Soria es el especialista a balón parado del Racing, el ejecutor. En Liga lleva cinco goles de penalti y uno de falta y en Copa del Rey anotó otros dos tantos desde los once metros. No ha fallado ningún lanzamiento desde el punto fatídico en toda la temporada y firma un inmaculado siete de siete. Pleno. «A veces es suerte, pero lo cierto es que no he fallado ninguno y tengo confianza», asegura al respecto.

Ayer sumó ante el Burgos otro gol de penalti que permitió al equipo cántabro sumar tres puntos vitales que le permiten aumentar su ventaja al frente de la clasificación. No se puso nervioso pese a que desde que el colegiado Villena Contreras señaló la pena máxima hasta que pudo ejecutarla pasaron un par de minutos por las protestas de los jugadores rivales. Soria disparó con su pierna derecha a la izquierda de Aurreko, que se estiró hacia el otro lado, hacia donde había lanzado la mayoría de los anteriores. Sabe que los porteros rivales le estudian e intenta variar la ejecución. «Suelo cambiar en función de si se mueve o no el portero», señala.

Gran temporada

El polivalente jugador conquense, que juega tanto en el centro del campo como en eje de la defensa en función de las necesidades de su equipo, está firmando una campaña excepcional. No solo por llevar ocho goles en Liga –al margen de a balón parado también anotó de cabeza ante la SD Logroñés y de zapatazo desde la frontal del área en Guijuelo–, no solo por ser el segundo máximo realizador tras Mamadou Koné, no solo porque sus tantos en Copa del Rey permitieron pasar las eliminatorias ante el Hospitalet y el Leganés, sino por el liderazgo que ejerce dentro y fuera del campo, por su polivalencia, por su solvencia, por su aportación defensiva, por su desplazamiento largo de balón, por su llegada al área rival y porque es difícil encontrarle errores graves. De ahí el enfado mayúsculo que agarró en El Molinón hace unas semanas cuando un tonto fallo suyo en la salida del balón provocó el tercer tanto del filial gijonés pese a que el partido estaba sentenciado desde hacía mucho tiempo. Soria sabe cuales son sus virtudes y cuales no y no intenta hacer nada que se escape a sus posibilidades. Por eso, la confianza que tiene en él Paco Fernández: es el jugador con más minutos disputados, 2.402. Solo se ha perdido un partido por lesión y otro por sanción. Es la prolongación del míster en el campo.

Su relación con los lanzamientos de penalti no es nueva: «en todos los equipos he tirado, pero aquí no fue premeditado lo de ser el encargado». En el fútbol hay cosas que empiezan porque sí. «En Guijuelo cogí el balón y lo tiré». Fue en la tercera jornada. Y desde entonces ha marcado desde los once metros a la SD Logroñés, al Guijuelo de nuevo en su visita a El Sardinero, al Sporting B y al Burgos, además de al Hospitalet y al Leganés en Copa. Todos sus compañeros confían en él y todos sus goles se han transformado en puntos, no son de los que adornan estadísticas.

Ayer también lo intentó de falta directa desde la frontal del área, como cuando coló el balón por la escuadra ante el Compostela, pero el disparo se marchó por encima de la portería de Aurreko. Soria no quiere que se acabe la racha pese a que se sorprende a si mismo. «Nunca había marcado tantos goles, no estoy acostumbrado», confiesa. Ya sueña con marcar el tanto del ascenso. De la forma que sea. Hasta de penalti injusto...

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 20:47 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario