Jueves, 27 de febrero de 2014

Alejandro García entrena con el Racing a la espera de una ficha federativa

El Racing tuvo ayer una tarde frenética de teléfono. La necesidad de levantar la sanción que pesa sobre el club por incumplimiento en los pagos a varios jugadores y que supone la suspensión de los derechos federativos y, por tanto, la imposibilidad de incorporar futbolistas es uno de los caballos de batalla en el apartado deportivo. La lesión de Mario Fernández ha dejado como único portero del primer equipo a Sergio Pérez. Por ello, en la jornada de ayer, en La Albericia, Alejandro García, un portero de 30 años que en la actualidad se encuentra libre y sin ficha, entrenó a las órdenes de Paco Fernández y se presenta como una opción para reforzar la portería hasta el final de temporada. El guardameta militó hasta el pasado mes de enero en las filas del Cádiz, club del que fue despedido unas horas antes de que finalizara el plazo para incorporar jugadores en el mercado de invierno. No dejó de ser una sorpresa en la entidad gaditana, ya que García había disputado todos los minutos de los 23 partidos jugados hasta entonces y, sin embargo, la razón esgrimida para la rescisión de su contrato fue «bajo rendimiento», según cuentan desde Cádiz. En la actualidad se encontraba entrenando para mantener la forma con el Lugo -club en el que también milita un hermano gemelo, Jorge- a las órdenes de Quique Setién.

No solo sorprendió su presencia ayer en Santander, sino que también fue una sorpresa su ausencia en Lugo. Además, el destino quiso ayer que se diera una vuelta de tuerca más en la localidad lucense. La lesión de uno de los porteros del equipo, Dani Mallo, suscitó en el entorno del equipo gallego la posibilidad de que Alejandro pudiera conseguir una ficha, sin embargo, el portero asturiano estaba en Santander. Se trata de un portero veterano y experimentado que militó en las filas del Sporting de Gijón (primero en el filial rojiblanco entre 2001 y 2006), equipo con el que debutó en Segunda División (2006) de la mano de Manuel Preciado. Posteriormente fue cedido al Cartagena y traspasado, más tarde, a la Ponferradina, con quien logró el ascenso a Segunda. Al término de la campaña fichó por el Recreativo de Huelva y del decano pasó a las filas del Cádiz hasta el pasado mes. Su presencia en Santander se debe, además de por su condición de libre y por estar entrenado en el Lugo donde Setién es el entrenador de los gallegos, al conocimiento por parte de Paco Liaño de sus condiciones. El pasado rojiblanco del cántabro (militó en el Sporting en 1996-98) ha facilitado el conocimiento sobre las cualidades del guardameta y en estos momentos aparece como una opción si se desbloquea la situación federativa.

Sin respuestas

Para poder levantar la suspensión de los derechos federativos, el club debe abonar alrededor de 65.000 euros, cantidad correspondiente al dinero que adeudan a siete futbolistas que presentaron sendas denuncias contra el Racing por incumplimiento en los pagos de sus fichas. Los jugadores son Dorca, Longás, Zubiaurre, Saúl Figueroa, Maxi Sepulveda, Guitián y Quique Rivero. En la jornada de ayer, Pedro Alba fue el encargado de trasmitirles el deseo de llegar a un acuerdo para el pago de los importes y de esa manera encontrar una solución. El excapitán racinguista, ahora consejero, logró ponerse en contacto con Albert Dorca y Saúl Figueroa, a los que les hizo llegar la propuesta de establecer un calendario de pago flexible. Ambos futbolistas no quisieron pronunciarse y le trasladaron al consejero la intención de hablar con sus representantes así como de asesorarse a través de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) de las posibilidades reales que existen de lograr un acuerdo. A última hora de ayer, Alba continuaba su ronda de contactos para lograr algo que empieza a ser prioritario para el técnico.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:08 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario