Martes, 25 de febrero de 2014

Sainz de la Maza dimite de forma 'irrevocable' como presidente de la Fundación Racing

José Gabriel Sainz de la Maza ha dimitido de «forma irrevocable» como presidente de la Fundación Real Racing Club apenas dos semanas después de su nombramiento ante las críticas que ha despertado esta decisión en distintos sectores de la sociedad y el racinguismo. Las «noticias sorprendentes y falsas sobre mi pasado y presente, y aviesas intenciones, que afectan a mi honorabilidad» han provocado que el economista que encabezó y propició, junto al abogado Ignacio Arroyo, la iniciativa que culminó el 31 de enero con el cambio de rumbo en la entidad, haya decidido poner punto final a su papel en la fundación. «Todo tiene un límite», sentenció.

«Todavía no es firme mi nombramiento –lo será cuando lo ratifique el Registro de Fundaciones de Cantabria–. Cuando ello suceda, me dirigiré al presidente del Racing comunicándole mi dimisión irrevocable, y que procede en consecuencia», explicó ayer Sainz de la Maza sobre una decisión que vuelve a poner de manifiesto que los periodos de paz en el Racing parecen una utopía.

El pasado 7 de febrero se remodeló el patronato de la Fundación Racing con el objetivo de reactivar una institución prácticamente inoperativa y salvaguardar «lo más importante de cualquier gran equipo: su cantera». En esta reunión, a la acudieron los antiguos y los nuevos patronos y el presidente del club ‘Tuto’ Sañudo, se acordó reducir el número de integrantes para conseguir «una mayor operatividad». Así, tras la dimisión de José Manuel Riancho, ‘Chani’ Galán, Laureano Ruiz y Antonio Corino, el nuevo patronato quedó formado por José Gabriel Sainz de la Maza como presidente; Francisco Salmón, secretario; y Rodolfo Rodríguez Campos, vocal. «Accedí, que no propicié, muy orgulloso, a ser presidente de la Fundación Racing, momento en el que reconocí, y agradecí, la disposición de los anteriores Patronos», recordaba ayer.

Para darle un nuevo impulso a la Fundación, el nuevo patronato, con el visto bueno del anterior y del Consejo, decidió hacer varios cambios en los estatutos, con la intención de ampliar el objeto social. Así, establecieron que la Fundación pudiera ostentar los derechos federativos de los jugadores de la cantera; que los equipos que estén a su cargo puedan disputar competiciones oficiales, siempre y cuando no sean profesionales; que la institución pueda participar en ampliaciones de capital (la del Levante es el socio mayoritario del club, por ejemplo) y que también pueda conceder préstamos; y que pueda desarrollar actividades comerciales y que el dinero que obtenga se quede en ella. Estos cambios en los estatutos han despertado suspicacias sobre las supuestas intenciones que tendría Sainz de la Maza de acceder al control del club a través de la Fundación o de propiciar una hipotética disolución y posterior refundación. Incluso la improvisada reunión del domingo del Consejo de Administración del Racing para valorar el hipotético fichaje de un portero para suplir a Mario, se ‘caldeó’ cuando salió a debate el tema de la Fundación. «Queremos que nos explique con claridad el proyecto», comentaba ayer Félix Álvarez antes de que Sainz de la Maza oficializara su dimisión a primera hora de la noche.

«Entendí, y creo que lo comenté, que era muy necesario establecer una estrecha colaboración con el nuevo Consejo de Administración del club para, conjuntamente, desarrollar una potente herramienta, ya constrastada y verificada en otros clubes –el ejemplo de Osasuna es el que más le gustaba–, que tuviera un significativo músculo económico con el que hacer frente a los avatares que se avecinan», explicaba al respecto Sainz de la Maza en su despedida. Un adiós que afecta solo a la fundación porque sigue manteniendo los plenos poderes otorgados por el administrador judicial holandés Onur Arslan, en estos momentos dueño del paquete mayoritario de las acciones del Racing a la espera de que la Audiencia Provincial de Madrid decida sobre el recurso presentado WGAsobre la sentencia que se las devolvía a Montalvo.

Ahora la Fundación Racing tendrá que buscar un nuevo patrono –el mínimo es tres– y nombrar otro presidente. «Solicito perdón por mis equivocaciones y el posible daño que haya podido causar a terceros, muy lejos de mi voluntad», sostiene Sainz de la Maza en su carta de dimisión. Finalmente, pide «unión e integridad a todos los racinguistas para que este adorable abuelo centenario sobreviva».

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:23 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario