Lunes, 24 de febrero de 2014

Fiesta incompleta

El broche no fue de oro. En el partido que cerraba el Centenario del Racing, el conjunto cántabro no pudo pasar del empate ante un flojo Compostela. Los de Paco Fernández se mostraron apáticos. Quizá atenazados por lo sentimental de la cita, aunque parece raro en un equipo que lleva un año de intensas vivencias. Al final, el gol de Javi Soria sirve para guardar un punto, que es menos malo si se tienen en cuenta los pinchazos de los rivales directos.

El Racing no supo jugar a campeón en esta ocasión. Las cortas posesiones verdiblancas facilitaban las labores defensivas gallegas y frustraban a los cántabros, que no se encontraron cómodos en ningún momento. Pasado el emocionante 'Cumpleaños feliz' del minuto 13, Koné tuvo una clara ocasión para haber adelantado a su equipo. El costamarfileño aprovechó un mal despeje visitante para rematar un balón desde el vértice del área, por encima del portero, pero un zaguero sacó la pelota cuando ésta se colaba en la meta compostelana.

Fue el preludio del tanto rival. En la contra posterior, una buena combinación en la frontal habilitó a Peláez, que no falló ante la salida de Mario. Si la cosa no pintaba bien, ahora se ponía aún más cuesta arriba.

Koné, de nuevo, tuvo el tanto en sus botas, pero la de este domingo no era su tarde. Otro error defensivo dejó al ariete solo ante Adrián, pero estrelló la pelota en la pierna del guardameta cuando tenía todo a favor para haber empatado.

Quien sí logró empatar fue Javi Soria. El centrocampista transformó un libre directo junto a la línea del área. El esférico superó la barrera y se coló cerca de la escuadra del meta visitante. Corrían los últimos minutos del primer tiempo y el gol parecía un acicate psicológico para los cántabros.

Pero la segunda mitad discurrió por los mismos derroteros. Un Racing soso y un Compostela que veía un filón en el empate ante el líder.

Volvió a ser Koné el desacertado protagonista en esta segunda mitad. El delantero racinguista se quedó solo, otra vez más, frente a Adrián, tras un magistral pase de Miguélez. Pero el defectuoso control hizo el trabajo para el guardameta.

Las malas noticias para el Racing se iban a quedar en nada tras la lesión de Mario. El arquero cántabro se chocó contra la rodilla de Joselu en una salida y se fracturó la mandibula. La rapidez con la que el propio delantero solicitó la entrada de la camilla, era la muestra gráfica de que se trataba de algo grave. El capitán fue retirado en camilla, y sustituido por Sergio Pérez.

El partido se volvió aún más caótico cuando el colegiado López Puerta se llevó la mano a la parte posterior de su muslo. El juez fue atendido por los servicios médicos del Racing y se reclamó la presencia de un árbitro por megafonía. Para no alargar más el parón, López Puerta se situó como asistente y su ayudante como principal. Hasta que apareció por la bocana de vestuarios el cántabro Leiva Zubillaga, colegiado de Tercera División que se incorporó como juez de línea para los últimos minutos.

Con tanto parón, hasta doce minutos se tuvieron que añadir al tiempo reglamentario. Pero no fueron suficientes para el Racing, que fue incapaz de cerrar el Centenario con victoria. Por suerte, el Guijuelo perdió ante el Sporting B y el Racing de Ferrol no pasó del empate en Zamora. El liderato sigue intacto.

Racing: Mario (Sergio Pérez, 57), Francis, Orfila, Juanpe, Iñaki, Borja Granero, Javi Soria, Rubén Durán (Miguélez, 57), Saúl (Ayina, 88), Mariano y Koné.
Compostela: Adrián, Jesús Varela, Jimmy, Castiñeiras, Jorge, Gonzalo, Fondevila (Chube, 95), Santi Taboada, Joselu, Peláez (Manu Rodríguez, 75) y Diego (Nacho, 83).
Goles: 0-1; Peláez (Min. 32). 1-1; Javi Soria (Min. 43).
Árbitro: López Puerta (Colegio madrileño). Amonestó a los visitantes Jimmy y Adrián. El colegiado fue sustituido por uno de sus asistentes, después de una lesión, y el puesto de juez de línea fue ocupado por el cántabro Leiva Zubillaga.
Incidencias: Cerca de 16.000 espectadores en los Campos de Sport de El Sardinero. Los jugadores fueron recibidos por una banda de gaiteros haciendo un pasillo y entonando 'La Fuente de Cacho'. En el minuto 13, la afición cantó el 'Cumpleaños feliz'. El meta racinguista Mario tuvo que ser evacuado en camilla tras sufrir una fractura de mandíbula en un choque con un delantero.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 19:16 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario